Noche de setas

Parafraseando la canción de Pony Bravo, tuvimos una noche de setas, aunque en este caso, bastante buena.

No sé como sería el local antiguo, pero este es agradable, con decoración estilo nórdica y bastante luz (para mí eso es bueno, no me gusta comer a oscuras). Unas pocas mesas. No reservan, pero si pasas antes sí te apuntan en una lista y te llaman, con lo cual puedes ir pronto, tomarte algo por los alrededores (está en La Latina, con lo cual sobran las opciones) y esperar a que te llamen.

La carta se basa, obviamente, en las setas, aunque tambíen tenían un plato de tomate. Precios acordes al coste de la matería prima, que por desgracia es alto. Afortunadamente se puede pedir por medias raciones, así si se va en pareja, se pueden probar más cosas.

En nuestro caso:

 

- Setas de cardo con espinacas. Deliciosas, finas, muy ligeras. 14 euros.

- Angula de monte con yema de huevo. Jugosas. 12 euros.

- Rebozuelos, con pak choy, vichysoise. Muy rico el plato, buena mezcla de ingredientes, la pena es que lleva poco rebozuelos, pero el plato está muy bueno. 10 euros.

- Terrina de boletus ,foie y morro. Contundente. No se aprecia bien el boletus, pero está muy buena.  6 euros.

 

Buenos platos, donde además de apreciar buenas setas, hay una elaboración detrás, que sin enmascarar, realza.

Carta de vinos corta (unos 5 blancos, 5 tintos y dos espumosos) pero suficiente y según mi opinión bien escogida y a precios aceptables. Además, salvo el champagne, todo se puede elegir por copas. En mi caso bebí manzanilla pasada Callejuela y un portugués de Bairrada, que no recuerdo el nombre.

En total 62 euros para dos personas. No es barato puesto que eran medias raciones y no sales a reventar, pero me parece un precio justo.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar