Restaurante Guzurtegi en Maroño

Restaurante Guzurtegi

Datos de Guzurtegi
Precio Medio:
45 €
Valoración Media:
7.4 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
8.5 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Álava/Araba
Localidad: Maroño
Dirección: Barrio La Plazuela, s/n
Código postal: 01479
Tipo de cocina: Asador
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 45,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


1 Opiniones de Guzurtegi

Celebración familiar, mis suegros han celebrado sus, ni cortos ni perezosos, 50 años de matrimonio, sus bodas de oro.
Pues zorionak-felicidades para ellos y a ver si llegan a las de platino.
Día frío, más bien casi helador, este restaurante que también es una casa rural está situado en el pueblo de Maroño y además puedes disfrutar de actividades en plena naturaleza en un entorno espectacular, justo a un pantano y bajo la impresionante mole de la sierra Salvada.
Primera nevada importante de este invierno, no estábamos en mal sitio para habernos quedado incomunicados, buena comida, leña en abundancia y habitaciones para todos pero al final no ha llegado a cuajar aunque a muy poca distancia todo estaba blanco, precioso.
Comida familiar de 18 personas en una mesa larga y con un espacio más que suficiente entre comensales.
El comedor es mediano, ni pequeño ni excesivamente grande, mesas amplias, correcta separación entre ellas, correcta mantelería y vajilla y copas de buen tamaño.
Menú concertado consistente en:
Tabla de ibéricos con jamón, chorizo y salchichón ricos todos ellos, con esa grasa que le da esa "grasia" especial.
Croquetas de jamón de sabor estupendo, buen tamaño, unas dos unidades por persona, con suficientes tropiezos y la masa ni seca ni "caldosa", muy ricas, de verdad.
Hongos con picadito de jamón estos sí que estaban ricos. Buen sabor a lo que tienen que saber, a setas, con recuerdo a tierra, a humedad, exquisitos.
Langostinos a la plancha buena ración que además ha sido "mal repartida" para mi plena satisfacción con lo que me ha tocado alguno más de la media. Muy ricos, fáciles de pelar, con el toque idóneo de sal y el particular de limón que pocas veces utilizo.
Bakalao a la brasa con pimientos y patatas si hay que elegir un plato como líder de la comida, nos quedamos sin duda con éste.
Rico pero rico de ganas, las láminas se separaban solas, el punto ideal, ni un minuto más ni medio minuto menos. La piel crujiente. Los pimientos caseros, finos, se deshacían en la boca y las patatas..... cortadas tipo a las de bolsa pero muy grandes, puro sabor a patata casera, me he comido las mías, las de mi "vecino" y las del que estaba delante mío. Un plato de los que se recuerdan.
Le toca el turno a la carne, Chuleta a la brasa con patatas y pimientos de muy buen sabor, sin duda, como el personal está más que satisfecho, los "buenos comedores" podemos permitirnos el lujo de repetir. Se han servido en unas parrillas pequeñas con unas pocas brasas que no llegaban a mantener el calor lo suficiente. Tampoco le hemos dado demasiado tiempo a que se llegue a enfriar. No ha llegado al nivel del pescado pero hay que reconocer que estaba muy rica. Las patatas caseras, por supuesto y los pimientos aunque ricos tampoco estaban tan impresionantes como los del bakalao.
Ha llegado el turno de que la "parejita" feliz sople las velas, eran muchas para ponerlas todas y ahora con colocar un número todo solucionado. Tarta de hojaldre con nata y crema pastelera postre dulce y bien conseguido, yo hubiese preferido algún sorbete para bajar la jamada que nos hemos metido pero estaba co-jonuda.
Un pan de txapata para cada uno, con pinta de haberse horneado allí mismo y que estaba notable.
De vinos, lo siento pero el crianza no me he quedado con el nombre y nosotros nos hemos pedido unas botellas de Txakoli Eukeni otro que yo aún no había probado y que está muy rico, es alavés, de uva Hondarribi zuri. Aroma frutal nada más abrir la botella, boca fresca y agradable, me ha gustado, bueno no sólo a mi.
Unas copas de Cava codorniu 1551 que la verdad es que a estas horas entraba más que bien, los correspondientes brindis por los "novios" y un remate final ideal para una más que satisfactoria velada gastronómica.
Si algún día os planteais pasar unos días por la zona, conocer el maravilloso Valle de Aiara (Ayala), es una opción estupenda, aunque no seais amigos del deporte en plena naturaleza, tendreis la oportunidad de saborear buenos asados disfrutanto de unas maravillosas vistas.

  • Zorionak

  • Bakalao brasa

  • Hongos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar