Restaurante Gas26

1
Datos de Gas26
Precio Medio:
45 €
Valoración Media:
9.3 10
Servicio del vino:
8.5 10
Comida:
10.0 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
10.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 45,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: domingo noche, lunes todo el dia

Teléfono


1 Opiniones de Gas26

Por delante vaya que el Restaurante Gas26 es un viejo conocido. Cuando vine a vivir a Vilanova, hace ya unos 9 años, ellos llevaban poco tiempo abiertos. Una noche, gracias a su interesante carta, entramos en el mi pareja y yo, dando comienzo a una relación ininterrumpida e intensa. La acogedora recepción de Montse Naval, jefa de sala, nos hizo sentir como en casa desde el primer momento. La cocina de Carles, es sabrosa y honrada, moderadamente creativa y anclada en el producto de la zona y de temporada.
Años después de nuestro primer encuentro, comenzó una serie de cenas de maridaje, en la que bodegas, especialmente catalanas, aunque no de forma exclusiva, venían a presentar sus caldos. Gas26 diseñaba un menú basado en esos vinos y, a sus comensales, se les ofrecía charlas por parte de representantes de las casas productoras. Eso hacia muy interesante para todos esas cenas (seria un ejemplo de eso tan manido de "aprender deleitando"). Con frecuencias casi mensual nos provocaron una autentica adicción.
Después de un pequeño parón, este noviembre visitó Gas26 una bodega muy cercana, Vega de Ribes, una finca muy antigua (dieciocho generaciones en la misma familia), que está intentando restaurar viejas técnicas de producción de vino, respetando las variedades propias de la zona.
Y tras esta introducción que confío no haya sido demasiado pesada, empiezo con la cena.
En primer lugar se nos sirvió unas "Pochas" con butifarra negra y piñones, un plato sencillo pero muy gustoso, que maridaba con un "Saserra", una malvasía de Sitges seca, un auténtico descubrimiento, que recordaba, sin ser ni mucho menos igual, a los finos andaluces. Un magnífico vino de aperitivo.
Siguió un "Arç 2011", un 100% xarel.lo, que ligaba con un salmón marinado exquisito, con un pan frito extremadamente fino como cubierta y contraste crujiente.
El tercer plato fue un filete de dorada con bouquet de verduras y salsa de asado. Muy bueno, con sabores marcados y en su punto. El vino, fue en este caso otro xarel.lo, pero de 2010, y pudimos ver como había madurado y ganado en complejidad, con solo una ligera pérdida de frescura.
Para el plato de carne, nos sirvieron una tinto del 2011, de las variedades de Garnacha y Syrah, que todavía no estaba embotellado y que resultó contundente y profundo. Un vino realmente magnífico. Los platos de cordero le salen especialmente bien a Carles, y en esta ocasión no nos decepcionó. Era una espalda de cordero con puré de boniato y su propio jugo. Literalmente se fundía en la boca.
El postre estuvo a la altura de lo esperado, un magnífico bizcocho con helado de vainilla y reducción de vino. Magnífico. Lástima que el vino, en este caso, no ayudó mucho. Era un vino espumoso ecológico, definido como Ancestral, elaborado siguiendo la técnica anterior al método de elaboración del cava, con una sola fermentación. Era excesivamente seco y no resultó agradable de beber.
Pero fue el único lunar en una noche magnífica. Estas cenas continuarán repitiéndose, para deleite de los aficionados a la cultura del vino y a la buena cocina de la zona.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar