Restaurante El Mirador del Castell

2
Datos de El Mirador del Castell
Precio Medio:
26 €
Valoración Media:
5.0 10
Servicio del vino:
4.5 10
Comida:
4.0 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
4.5 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Tradicional
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Lunes

Teléfono


2 Opiniones de El Mirador del Castell

Estuvimos comiendo mi pareja y yo en este restaurante el pasado domingo. Yo ya habia estado un par de veces antes y hasta ahora nunca me habia decidido a escribir una crítica acerca de este restaurante.La verdad es que siempre he comido muy bién y ante la mala crítica expresada por otro usuario de Verema me he decidido a escribir este artículo para asi equilibrar la balanza, ya que consideraría injusto que alguién se llevara una idea negativa y equivocada de un sitio que a mi modesto entender no lo merece.
Aunque tienen una estupenda terraza con unas inmejorables vistas de la ciudad de Xátiva que queda justo a sus pies, nos decantamos por comer dentro, en un pequeño, coqueto y acogedor comedor decorado con un estilo clásico (como no podía ser de otra manera al estar dentro de un castillo) donde predominan los muebles y el artesonado de madera oscura, que junto a las lámparas y las maravillosas vidrieras decoradas de los grandes ventanales hacen que la estancia aqui sea ya de por sí todo un placer para los sentidos. En cuanto a la mantelería de las mesas es más que correcta, con un doble mantel (ambos de tela, por supuesto) que a mi personalmente me parece muy elegante. Cubertería, vajilla y cristalería de buena calidad.
Nos decantamos por el menú de fin de semana (creo que han dejado de trabajar a la carta, ofreciendo este menú por 22 euros, iva incluido, y otro menos completo pero más económico por 12 euros también con iva incluido). El menú que pedimos constaba de 3 entrantes individuales a elegir entre 6, más plato principal a elegir entre arroz al horno (plato típico de Xátiva), carne o pescado, más postre, 1 bebida y café. Lo único que no entraba, como casi siempre, era el vino que lo pedimos y pagamos aparte.
La camarera que nos atendió (una chica jóven, algo inexperta pero bastante simpática) nos dijo, con muy buen criterio, que teníamos la posibilidad de pedir los 6 entrantes al centro para compartir, y eso hicimos. Nos trajeron un pimiento del piquillo relleno de marisco. Riquísimo, aderezado además con una salsa por encima a modo de alioli que le aportaba sabor y cremosidad, el único fallo es que como son entrantes pensados para una persona pues solo llevaba un pimiento que tuvimos que compartir. Luego nos trajeron una coca rellena de espinacas, acelgas, atún y huevo duro. Muy buena de sabor aunque se notaba excesivamente el hojaldre con lo que resultaba un tanto reseca. Siguieron con una ensalada de lechuga con salmón marinado al eneldo. Para mi el más flojo de todos los entrantes, resultaba seca, un tanto salada y el salmón era escaso y demasiado reseco. Después vino una pequeña degustación de ibéricos (salsichón, chorizo, lomo y queso curado ), todo muy bueno. Trajeron luego un rulo de queso de cabra a la plancha con mermelada de tomate. Junto con el pimiento del piquillo, sin duda el mejor de los entrantes, un queso de cabra en su punto justo de sabor, es decir suave y una mermelada, imagino que casera, de las mejores que he probado nunca. Ya digo estaba francamentre delicioso. Finalizaron los entrantes con un revuelto de habitas tiernas, cebolla y bacón, muy rico.
De plato principal pedimos confit de pato con mermelada de frambuesa. Delicioso, la carne tierna y en su punto justo de cocción.Se acompañaba maravillosamente con un salteado de verduras variadas (brócolo, cebolla, judias, etc) a modo de guarnición huyendo así de las consabidas y típicas patatas fritas aceitosas que ponen todavía en muchos sitios. No obstante, es cierto que a las verduras les faltaban 5 min de cocción pues se habían quedado un tanto crudas y por tanto duras. El otro plato fue algo que llamaban "mussola" y que sospecho que según el sitio adopta varios nombres. Me refiero a ese pescado, similar al rape (algunos maliciosos le llaman "el hermano pobre del rape") pero que siendo mucho más económico que aquel, es un pescado que da muy buenos resultados en la cocina y que está francamente bueno. Se acompañaba de una salsa parecida al pil pil y también llevaba verduritas de guarnición.
De postre probamos uno de los postres típicos de Xátiva, la "almoixavena", que consistía en una masa fina de hojaldre, con una crema fina de almendras por dentro a modo de cabello de ángel y rematada por fuera por tejas de canela. La verdad es que me encantó, buenísimo. El otro postre fue una maravillosa tarta de queso acompañada de mermelada de fresa. He de confesar que soy un enamorado de la tarta de queso que he pedido en innumerables sitios. Pues bién, esta es una de las mejores que he probado en mi vida. Esponjosa, nada reseca, con el toque justo del queso y la cantidad exacta de azúcar para que no estuviera excesivamente dulce ni insípida. Ya digo, realmente deliciosa.
Por lo que respecta al vino, pedimos un blanco verdejo de Rueda, del que no recuerdo la marca, pero que para su precio (10´50 euros) estaba francamentre bueno, con un toque afrutado que lo hacía fresco y apetecible.
Terminamos la comida con 2 cafés cortados correctos sin más.La factura, 2 menús de 22euros más el vino (10´50 euros),total 54´50 euros, sin sorpresas desagradables, sin trampa ni cartón. La verdad es que la relación calidad- precio es de las mejores que he visto, más teniendo en cuenta el maravilloso entorno en el que se encuentra, dentro de un castillo medieval y en un edificio declarado de interés histórico-artístico.
Así pues, se trata de un sitio al que volveré sin duda y que recomiendo desde aqui a todo el mundo.
Señores, vayan a Xátiva a conocer esa bonita e histórica ciudad (aclaro para los malintencionados que no soy de allí), no olviden visitar su maravilloso castillo (probablemente el mejor conservado de la provincia de Valencia) y de paso, quédense a comer en este restaurante, ya verán como la experiencia merece la pena.

Nos dijeron que en Xàtiva probaríamos el mejor arroz al horno de Valencia. Yo soy valenciano y creo que en 35 años no he probado un arroz al horno tan malo. El servicio bueno y el comedor pequeño pero agradable. El arroz al horno lo hacen general y lo dividen en cacerolas de barro pequeñas , a esto le llaman en este lugar cocinar el arroz al horno "individualizado". Es de agradecer el servicio, que al mostrar nuestro descontento nos ofrecieron traer otra cazuela, pero aquí sí uno era malo, el otro peor. En definitiva, pagamos y nos fuimos sin comer...

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar