Restaurante Locum: Me toco el "bacario"


El domingo comí con mi mujer, la verdad la comida excelente, las alcahofas con pulpo impresionantes, el venado y el cordero desmigado, el foie.. en fin, muy bueno. Pero, el servicio mal, salvo el maitre que te anuncia los platos, pero desaparece en el momento que te deja el segundo. Para más inri, me toco la mesa del primer piso frente a la cocina. Todo el tiempo sintiéndome observado, era el único comensal en toda la planta, desde el cristal por el camarero -por decir algo-. Resulta que empezamos con un viñas del vero blanco espectacular para el foie, le pido -textualmente- que quiero cambiarme al tinto para las carnes y el tio se descojona literalmente,... me dice... bueno, voy a preguntar con una sorna incomoda en su sonrisa (creo que era algo "falto"). Después, sin mediar palabra, me ofrecen un tinto por copas de Emilio Moro a lo que me quedo perplejo ¡no me ofrecieron la carta¡, debemos haber sido los primeros clientes que no toman un solo vino en la comida. En fin. Volvería, pero antes, me quedaría en el AS de Espadas y por favor, que quiten a ese "camarero beacario".

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar