Restaurante Ricard Camarena: Sensaciones:hedonismo y felicidad


Primera visita al nuevo proyecto de Ricard; un lugar que te envuelve, te hipnotiza, que te prepara para lo que tiene que llegar...

Poco mas que añadir a los comentarios anteriores, en cuanto a decoración, vajilla, etc

Trato extraordinario: profesional, amable, cercano...te hacen sentir cómodo en todo momento, como si los conocieras  toda la vida....da gusto!!

Optamos por el menú "degustación", y no defraudó en absoluto, tanto en cantidad, calidad, cadencia en el servicio, tiempos...como era de esperar.

Preludio: 10 bocados, todos a gran nivel. Desde el primero,  velouté de pollo/jerez/hoja de limonero, al último, tomate/mozzarella/jjugo de anchoa .Este último servido, previa explicación en una barra, justo delante de la maravillosa-y silenciosa- cocina, por parte de Ricard, con el que pudimos compartir opiniones(tanto en ese momento como posteriormente, cuando se acercóa  la mesa a conocer cómo nos iba el ágape) acerca de esa conserva de tomate, la anchoa... y el umami (ese nuevo sabor)

De principales, todos a gran nivel.( no se baja el listón nunca, y se agradece)

- Ensalada de quisquillas, habitas y fresas.

- Ostra valenciana, aguacate, sésamo y horchata de galanga. 

- Berenjena asada, ventresca de atún rojo y jugo de oxalis.

- Cigala con guisantes estofados a la crema.

- Rape a la brasa, emulsión marina, cilantro tostado y mandarina picante.

- Pato salvaje ahumado, espinacas, vermout y cacahuetes. Se disfruta en dos partes: en primer lugar, un ravioli de los muslos; en segundo, la pechuga. A ambos le acompaña una copa de un jerez(creo recordar) combinado con una reducción, un caldo, de las carcasas y otras partes del pato.

Todos, absolutamente todos los platos de 10...para repetir! Viva la gula!!

De postres: naranja/eucalipto/perifollo, refrescante; y,  pastel templado de calabaza, yogur y jengibre.(que fue lo que menos me entusismó del menú, no sé si por su textura...)

Con los cafés, los petit fours: 

- plátano asado, chocolate y especias.

- roca de pistacho

- carrot cake con vainilla.

- filipino con mousse de cacahuetes

- bombón frío de Ferrero Rocher.

A continuación, salimos a una terraza donde "rematamos" con una copa de Oporto y tres de un Tokaji, sabiamente aconsejados por David (sumiller), que nos asesoro magistralmente en la elección de los vinos, y con el que pudimos(en especial el que suscribe) tener una mas que amigable conversación, rememorando "viejos" tiempos...un verdadero placer.

La RCP es acorde con la experiencia, mas de cuatro horas. No es barato, lo sé...pero quiero repetir!!!!!

Expectativas cumplidas!! Fuimos seis los comensales, y coincidimos ....chapeau!!

Gracias a todo el equipo- sobre todo a David, y como no a Ricard- esperando volver.... con el cambio de carta, y temporada.

 

 

Recomendado por 3 usuarios
  1. #1

    Abreunvinito

    No puede tardar más esa segunda estrella.
    Buen disfrute
    Saludos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar