Restaurante Ricard Camarena: Mi mejor vivencia en un restaurante


Hay veces que las estrellas y los planetas se alinean para conseguir la mejor armonía del universo. Eso ocurrió este día. Un viernes a comer con todo el fin de semana libre por delante.
Comida de 3 amigos que de forma periódica hacemos, incluso en casas propias, y a veces guisando el no anfitrión (la calidad del cocinero se impone). Por tanto inmejorable compañía.
Acudimos a uno de los ¿3? mejores restaurantes de Valencia, nos colocaron en la famosa larga mesa de madera pegada a la cocina para poder admirar (más que mirar) el funcionamiento de la misma. Extraordinario marco.
Había poca gente para ser viernes medio día y eso que era malo para el local, para nosotros fué perfecto. Mari Carmen nos colocó y puso unas cervezas en la mesa. Todo parece destinado hacia lo mejor.

Todo ello permitió que David se extendiera en su actividad y preparó todo su arsenal que es mucho y nos comentara cada vino con sus características y el por qué del maridaje y le prometimos no divulgarlo mucho para no quitarle su copyright. Le dimos carta de libertad (dentro de un orden, porque allí hay mucho gran vino para elegir).

Elegimos menú degustación; pero con buena relación, empezamos con que Ricard nos pregunta: "¿cómo vais de hambre? " ¡A nosotros .... que no recuerdo que nos sobrara comida en la mesa en ningún restaurante!. " ¿Hay algún problema con algún alimento? ". Le dije que no había aún conseguido encontrar algo que no me gustara... Sonrisa y al trabajo.

Ya se han descrito bastante los platos y guardo para otra ocasión la posibilidad de una descripción detallada y prefiero hacer un comentario global, ya que el disfrute era tal que nos prometieron darnos una relación de los platos y de los vinos para que solo tuviéramos que recordar la parte del placer. Así fué.

Tomamos el pan (ecológico). En snacks: ravioli, boqueron y manzana. Ceviche y nabo. Famoso pastisset de boniato, aguardiente y foie (sublime). Cremoso de bonito y soja. Falso huevo (originalidad máxima), anchoa ahumada y pimiento. Falsas cocochas (engaña a la vista) al pill pill. Tomate cereza.
Platos: Capuchino de cacahuete, hibiscus y anguila. Sopa fria con calamar y cilantro. Brocoli, tomate asado y atun rojo. Verduras templadas y escabeche suave. Huevo con hoja de lima y emulsion de chistorra (sabrosísimo). Arroz margherita (para hacer fotos). Parpatana de atún (no sabía ni que existía) ahumada con judias verdes y jugo de rostit. Solomillo de vaca gallega en salsa de tendones y manteca negra.
Postres: limón, piñones y yema tostada. Café, leche quemada, mantequilla.

Y los vinos, todos por copas (una de cada). Ahí van: Cava Privat Evolució (mejor de lo esperado). Donnhoff Tonshieffer 2010 Nahe (vaya nivel). Agrapart Terroirs Grand Cru A.O.C. Champagne (queda apuntado para esa lista personal de Top Ten). Pierre Morey Blanc 2008 A.O.C. Bourgogne (¡como pueden hacerse estos vinos de Chardonney!...). Rompimos en medio con un Hidalgo Oloroso Villapanes de Jerez (me descolocó). Pasamos al atún con un Can Rafols des Caus Xarel.lo Pairal 2006 que se quedó un poco corto con todo lo anterior (quizás está algo declinando).
Para terminar con la carne un Artadi Valdeginés 2010 y salió Mari Carmen de la cocina (como se puede tener tan pocos años y tener tanta calidad en la cocina) para explicarnos su guiso de tendones para hacer meloso el solomillo de vaca gallega "madura" (por supuesto importada por Luismi según nos comentó Ricard y ya que nos habíamos quedado solos en el restaurante pues se abrió un Coca-cola y se puso a departir con nosotros de donde le gusta a él ir a comer, como tiene que comprar (¡ en adelantada como las bodegas!) la parpatana del atún en Cadiz (aparte del resto de piezas del atún de almadraba....)

David preparó unos gin tonics extraordinarios de (como siempre) lo que él quiso Margellan y rever free tonic, a los que nos invitó sólo por el hecho de regalarle un pelador Victorino (casi microtomo) de corteza (solo la parte más superficial donde está concentrado el aroma) para el limón del gin tonic. Quedamos para ir juntos en Madrid al salón Peñin.
No pongo precio porque fué un acuerdo y no cabe esperar que lo repita nadie (que no llegue a ese acuerdo) incluso ni nosotros, por desgracia.

Sensación final: no fué una comida, ni tampoco una bebida, fué algo más, fué una vivencia completa. Ese nivel de participación, incluso de familiaridad y respeto perfecto, poder conocer y departir sobre estos temas con quien está en la cumbre pero te coge de la mano y te sube para sentarse a tu lado.....De hecho he tardado en hacer este comentario por si todo era como abrir un champagne; pero conforme ha pasado el tiempo incluso con otras vivencias importantes, el recuerdo ha seguido creciendo.
Ha sido mi mejor vivencia en un restaurante hasta ahora (pero me empeñaré en intentar superarla).

  1. #1

    Gastiola

    Yo no creo que sea cuestión de superar este tipo de experiencias. La que has tenido aquí ha sido de diez, pues tendrás otras similares, aunque no sea tan fácil. Cada experiencia de este tipo es lo que es, es lo que tú dices, algo que va más allá de la comida en sí. Una globalidad que te hace salir con la idea clara de que volverás.
    Pues enhorabuena por la experiencia y que no tardes demasiado en vivir otra parecida.
    Un saludo.

  2. #2

    kopicki

    Que es un pelador Victorino nunca lo había oído?? Hombre nos gustaría saber el precio si no es mucho pedir.

  3. #3

    Garrofero

    en respuesta a kopicki
    Ver mensaje de kopicki

    Se refiere a un pelador de fruta de la marca Victorinox. Para laminar la piel del limon y perfumar el Gin tonic, sin necesidad de realizar el "twist" (girar la corteza para forzar la salida del aroma).

  4. #4

    kopicki

    en respuesta a Garrofero
    Ver mensaje de Garrofero

    Ya veo que eres todo un entendido en Gin-Tónics. Tu también eres de la zona de Archiduque Carlos??

  5. #5

    Garrofero

    en respuesta a kopicki
    Ver mensaje de kopicki

    No te creas, es que Google se lo sabe todo :)
    Y además tengo unos amigos que me van instruyendo. De hecho lo del "twist" lo aprendí durante la comida en Ricard Camarena

    Soy más de L´horta nord, refugiado en Russafa.

  6. #6

    Jeronimo

    en respuesta a Garrofero
    Ver mensaje de Garrofero

    Y yo que creía que eso era un baile....

  7. #7

    Garrofero

    en respuesta a Jeronimo
    Ver mensaje de Jeronimo

    Y yo, pero al parecer si lo que giras y estrujas son pieles de limón en lugar de tus caderas y talones, estas en la onda "gin".
    Ni te cuento lo que se me paso por la cabeza la primera vez que alguien me pregunto si prefería mi gintonic con "twist".

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar