Restaurante Tecolote

3
Datos de Tecolote
Precio Medio:
20 €
Valoración Media:
5.9 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
5.7 10
Entorno:
6.3 10
Calidad-precio:
5.7 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Mexicana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 20,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)



3 Opiniones de Tecolote

Ayer fuimos a cenar después de buscar restaurante mexicano durante tiempo. Pasamos por la puerta y el local era acogedor: luz baja, velas, música a un volumen apropiado… Un cartelón con casi todos los precios a 2€ (IVA no incluido), incluso los cocktails. Decidimos entrar e ir abriendo boca con un par de combinados mientras elegíamos la cena. Camareros muy amables muy en la línea del barrio de Ruzafa, modernos, demasiado modernos, pero muy poca eficencia. Daikiri y Mai Tai que ya hacían presagiar que el calificativo mexicano sólo se halla en el nombre del restaurante. Con sabor a polo flash el primero e insípido totalmente el segundo. Cuando pedimos había cuatro o cinco mesas. Nos dejamos aconsejar un poco y pedimos Guacamole y Chilaquiles de entrante y cuatro Enchiladas diabla (la más picante). Ahí, el camarero nos aconsejó no pedir más, pues consideraba eso una buena cena para dos, lo que nos hacía prever raciones abundantes. Ipso facto salen las enchiladas, supuestamente el plato principal. Buenas, aunque el pollo del relleno me resultaba algo acartonado, imagino que por ser congelado. Picar, picaba de verdad, pero fue lo que pedimos. En cuanto al tamaño, en dos bocados te lo ventilabas. Con la boca ardiendo, esperábamos el guacamole para refrescar, pero la demora hasta recibir otro plato fue de más de treinta minutos. Se juntó que empezaba a llegar gente y, al mismo tiempo, aparecían nuevos camareros que llegaron a ser seis o siete para una sala que un camarero eficiente podría llevar con soltura con la ayuda de un barman y una buena organización en cocina. Imagino que la gente que salía a servir estaría en cocina. En general, muy atolondrado el servicio, aunque con muy buenas intenciones. Al final nos tocó reclamar los platos que faltaban, hecho que ya hace casi irrecuperable acabar con buena opinión de la cena, y nadie tenía constancia de que no hubieran salido. El guacamole, normalito, sí que aplaudo que las tortillas no sean Doritos. Y los Chilaquiles, en nuestra opinión, lo mejor. Son nachos, totopos los llaman, mezclados con salsa, queso y carne. Igual fue por el tiempo que pasó entre platos, pero nos quedamos con hambre. Pedimos otra de Chilaquiles y dos Tacos: Pollo Enchipotlado y Puntas de ternera a la mexicana, creo que se llamaba. Los tacos, sinceramente, fueron una decepción. Pequeños, la tortilla fría y el de las puntas bastante malo de sabor (aunque esto se debiera más a una mala elección). Decidimos no tomar postre y pedir un Margarita. Igualmente poco conseguido, aunque es lo que menos juzgaré, por 2€, con que lleve hielo puede que baste. Me molestó más que la primera cerveza que pedí, ahora no recuerdo el nombre, estaba bastante caliente. Al comentárselo al camarero me dijo que llenaron la cámara hacía muy poco, cosa que podía haber advertido al pedirla. 41€. Precio normalito, pero por la calidad en general y el servicio resulta algo elevado.

Mi opinión: sitio para jóvenes con ganas de tomar tequila, celebraciones de cumpleaños de grupos de chicas mayoritariamente y como decía, muy en la línea de Ruzafa, una de las grandes mentiras de los últimos años de esta ciudad. Cualquiera se abre un local y por poner cuatro sillas viejas y alargar el nombre de los platos con epítetos innecesarios te infla los precios pero no el estómago.

Conclusión: Una pena, con una mejor organización y un mejor producto, incluso subiendo un poco el precio si fuera necesario, podrían lograr un restaurante bueno y entrañable.

PD.: Tienen un barman, pero en cuanto a bodega es una verdadera lástima. Tres referencias de cerveza mexicana y Amstel. En cuanto a vinos, ni se sabe.

El pasado sabado mi mujer y yo estuvimos visitando este local empujados por la anterior opinión y dado que llevabamos ya tiempo con "antojo" de comida mexicana y en Valencia no es muy facil encontrar un sitio de calidad para este tipo de comida.

Nada más entrar al local, te das cuenta de que no es el tipico restaurante mexicano, en el que no van a parar de taladrarte con racncheras y vas a tener que soportar una decoración que, en algunas ocasiones, puede dañar a la vista; si no que se trata de un restaurante, algo oscuro, pero decorado sobriamente con algunos carteles de actores en b/n y otras referencias a Mexico, por otro lado, la música ambiental a pesar de ser tipica de este pais, no llega a ser agobiante.

En lo referente a la comida, nosotros pedimos consejo al dueño y la verdad es que ayudo bastante (teniendo en cuenta que mi mujer no soporta muy bien el picante), tomamos:

- Guacamole para compartir --> Como ya se ha comentado, estaba muy bien conseguido y no lo acompañaban con las patatas/doritos que suelen poner en otros sitios, si no que sirven tortas que si no son caseras, lo aparentan.

- Taco gringa --> De este no puedo opinar directamente porque no lo probé, pero la opinión de mi pareja es que estaba buenisimo.
- Taco enchiplotado (creo que se escribe así) --> Este taco estaba muy sabroso, bastante picante para los que no disfrutan con él, pero para los que nos encanta estaba en su punto.

- 4 Enchiladas rojas --> Para los que no conocen estos platos, se trata de una especie de "canelones" de pollo acompañados de distintas salsas, en este caso se trataba de salsa mexicana a base de tomate rojo y queso. Estas enchiladas eran las menos picantes (ya que las ibamos a compartir) y he de decir que que no picaban nada! (Dicho por mi mujer!) pero estaban geniales.

- 4 Enchiladas verdes --> Similar al anterior pero con salsa de tomates verdes, algo más picantes (mucho para mi mujer)pero con un sabor también exquisito.

- Creppe de dulce de leche, caramelo y vainilla --> Sin duda, lo mas flojo de la cena y, como suele ser habitual en todos los sitios, demasiado caro.

En lo referente a la bebida tienen cerveza amstel, rubia mexicana, negra mexiacana y vinos; nosotros, ya que pensabamos que ibamos a necesitar algu que nos refrescara la boca del picante, optamos por cerveza, concretamente 3 tercios de Sol, y una botella de agua.

Despues de la cena yo tomé café (solo tienen cafe de olla muy especiado) que estaba bastante bueno y probamos dos cocteles que estaban aceptables y muy bien de precio (2€ cada uno).

Con todo esto decir que pudimos disfrutar de una gran cena que era lo que buscabamos y con una relación calidad/precio muy buena, por lo que barrunto que volveremos.

Hacía tiempo que buscaba un buen restaurante mexicano en Valencia. Entramos a este porque salimos mucho a cenar por el barrio de Ruzafa, lo vimos y nos decidimos a probar.
El restaurante es un tanto oscuro, al principio no invita mucho a entrar pero luego es bastante cómodo y te olvidas. Música adecuada sin caer en las rancheras pegadizas y chillonas, algunas notas folclóricas en las paredes con posters de Frida Kahlo, Mario Moreno, etc...
La carta es sencilla, basada en algunos entrantes, tacos, quesadillas, etc. Al final nos decantamos por un guacamole bastante bueno, buen detalle el no meter los dichosos Doritos y currarse unas tortillas como Dios manda, y unos tacos, a destacar el gringo.
Como era la primera vez tampoco quisimos dárnoslas de amantes del picante, pero la verdad es que todo se quedó muy muy suave, así que la próxima, que la habrá, pediremos que tenga todo un poco más chile.
El apartado de vinos deja bastante que desear, en este punto la cosa se pone fea. También es cierto que esta cocina tan picante tiene difícil maridaje, pero qué hay de esos gewürtztraminer, de esos rieslings semidulces o de esos espumosos. En este restaurante, ni rastro.

No está mal, para el precio que tiene te quitas el mono del mexicano sin caer en el tex-mex.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar