Restaurante El Retoque

Datos de El Retoque
Precio Medio:
37 €
Valoración Media:
5.0 10
SERVICIO DEL VINO:
4.0 10
COMIDA:
7.0 10
ENTORNO:
5.0 10
Calidad-precio:
5.0 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Madrid
Localidad: Majadahonda
Dirección: Francisco Umbral, 8
Código postal: 28220
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 37,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


Opiniones de El Retoque
OPINIONES
1

En una zona céntrica de Majadahonda, cerca de Plaza de Colón, cenamos en esta pequeña taberna-restaurante con una agradable terracita, que es donde nos acomodamos. La citada terracita da a una transitada calle, estando separada de ésta por unos setos de media altura. El suelo es de césped artificial.

Sillas y mesas discretas, dispuestas y decoradas con austeridad y buen gusto.

Cocina de mercado con alguna aportación internacional.

Tomamos para el centro, 4 comensales:

Piparras frescas fritas, con lascas por encima de jamón. Una interesante alternativa a los pimientos de Padrón.
Carpaccio de burrata con aguacate. Una ensalada fresca y diferente, con la burrata (un estupendo queso italiano similar a la mozzarela pero de vaca) como protagonista.
Sapito desespinado en cogollito de tempura. Eran como buñuelos de rapes pequeñitos. Muy logrado.
Lomo de vaca de Ávila. Lo pedimos “al punto, más bien poco hecho” y nos lo sacaron muy hecho. Una pena porque era de calidad.
Queso Idiazábal ahumado. Lo que en principio era una tabla de varios, quedó solo en éste porque se habían agotado los otros.

La carta de vinos no existía como tal. Era una pizarra dentro del bar en la que estaban escritas con tiza las referencias: 5 tintos, dos blancos y un rosado. Pocos, insuficientes a todas luces, si bien es cierto que entre ellos estaba ese rosado navarro fabuloso de nombre Inurrieta Mediodía, del que me tomé dos copas, y un tinto muy rumboso, el ribera Figuero 4, del que cayeron... 3 botellas. Lo me parece inaceptable hoy en día es que no tengan copas de vino. Solo disponían de la nueva versión de vaso de chato (ese vaso parecido al de sidra pero pequeño y achatado, claro).

El servicio muy bueno, con esa simpatía, cercanía y profesionalidad tan madrileña, facilitó más aún la deliciosa velada en una compañía inmejorable.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar