Restaurante Filandon: Continúan con su exito


Se me ha ocurrido mirar en el RAE el significado de FILANDON, para ver si tenía que ver algo con el ÉXITO o PROSPERIDAD, ("reunión vecinal, invernal y nocturna, en la que las mujeres hilaban y los hombres hacían trabajos manuales, y donde se contaban historias"), porque no es normal el éxito de este restaurante tiene entre semana (los fines de semana ni los menciono) entre ex ministros, gente relacionada, gente bien, futbolistas, etc..., en mi caso: grupo de amigos.

Supongo que prestar un servicio adecuado para el elevado número de clientes repartidos entre las incontables salas no debe ser fácil, pero objetivamente a pesar de las buenas intenciones (se reparten abrazos en un número muy elevado) evidentemente el servicio deja mucho que desear para la oferta que se "pretende" (eso, o es que no tenemos derecho a los abrazos). En cualquier caso esas dificultades en la organización del servicio (que son más que evidentes) no tiene nada que ver para quien presta ese servicio (supongo que sobrepasados y que bastante tienen con salir airosos cada tarde-noche).

En esta reciente visita (mediodía de viernes) hemos optado por:

Como entrantes dos medias raciones de "Patitas de pulpo de roca a la brasa", muy correctas y bien presentadas, y de un "Salmón ahumado artesanal de Pescaderías Coruñesas", un trabajo realmente muy bueno pero presentado muy previsiblemente (filetes de salmón ahumado acompañado con cortes de cebolla, pepinillo, clara y yema de huevo cocido), como en casa...

Como principales: "Solomillo a la parrilla", bueno y preparado tal y como se solicitó (me espera un producto más espectacular), y una fantástica "Cola de Merluza de anzuelo", producto y cocción de 10, que incomprensiblemente fue bañado en una esperpéntica salsa cítrica que no decía nada y sobraba toda. Como guarnición de "Patatas fritas finísimas y crujientes”.

De postre compartimos una excelente "Tarta de limón casera". El servicio de café fue un desastre, no reconocí la calidad del café por la temperatura (estaba helado).

De la carta de vinos (con precios bastante correctos y algo de variedad) recurrimos a lo fácil: IMPERIAL RESERVA (2010), un tinto clásico de La Rioja con 85% de tempranillo, 10% de graciano y 5% de mazuelo. Perfectamente servido. Excelente.

Sinceramente echo en falta (por lo que a mí me gusta, por supuesto) ciertos riesgos o gestos hacía cocina de autor porque creo que se lo pueden permitir, pero supongo que PESCADERIAS CORUÑESAS ha optado por un claro inmovilismo en la carta (que funciona...) y por su impresionante producto. Y eso es lo que se ofrece (a corto plazo seguirá siendo un rotundo éxito), y yo seguiré acudiendo por temas familiares o algún encuentro casual (no perder una reserva, como fue el caso), porque para "más de lo mismo" por Infanta Mercedes hay mas "sinceridad". El sitio espectacular, eso sí, ya lo dije en otra ocasión.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar