Restaurante Baluarte: Imposible pedir más por menos.


Es la segunda vez que he estado en este restaurante.La primera fue en Febrero del año pasado comiendo un menú de trufa que me habían recomendado unos amigos mios de Logroño.
Fue una de mis mejores experiencias gastronómicas; el menú degustación era todo a base de trufa de temporada de Soria que constaba de ocho o nueve platos.Los sabores eran diferentes y muy conseguidos a la vez.Nunca olvidaré unas patatas guisadas de trufa de aperitivo, un huevo cocinado(creo que a baja temperatura)con tocino caldo de cocido y un postre helado de chocolate con trufa muy arriesgado que pocas veces he comido con tanto sabor al producto.
El precio no pasaba de los 50€ que incluía un Ribera crianza.Experiencia inolvidable.
Fuimos a Soria el Sábado 23 de Junio y por supuesto reservamos a cenar en el Baluarte.Llegamos los primeros y el comedor se medio llenó,el ambiente era relajante y el sitio con una decoración moderna,pero a la vez con la solera de un palacete con una antiguedad de dos o tres siglos.
Nos ofrecieron un menú que habian hecho para el mes de Junio por 30€ y nos quedamos un poco sorprendidos porque esperabamos un menú con el precio de la vez anterior;eso sí,este iba sin la bodega incluida.
Nos pusieron dos aperitivos del día,una croqueta muy cremosa y una especie de salmón marinado excelente también.
El menú eran tres entradas; un ravioli de pato suavecisimo,un huevo con salsa de panceta y ensalada líquida inolvidable y el plato que más nos gustó fue el tercero que era un salmorejo con tomate y queso,no se le puede sacar mas provecho a un producto.
El plato de pescado era un chicharro sin ninguna espina,acompañado con una salsa de mejillones y una crema de ajos también en la misma línea,tenía tan buen punto que en vez de chicharro parecía pargo.
Lo que menos nos gustó,aunque estaba muy bien pero nos estimuló menos fue el guiso de morcillo.
El postre era una especie de brownie con sorbete de mandarina,a la altura de lo anterior.Pedimos un vino de la zona muy bien servido como el resto de la cena por cierto,nos invitaron a los cafés(ILLY) y a dos copas de vino dulce.Todo esto por menos de 40€,es imposible pedir mas y encontrar un restaurante asi cálidad-precio en muchas provincias alrededor.
El cocinero se despidió muy amablemente de nosotros y nos firmó la carta de lo que habíamos comido.Sin duda lo recomendaremos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar