Restaurante Che Burritos

1
Datos de Che Burritos
Precio Medio:
9 €
Valoración Media:
3.7 10
Servicio del vino:
- 10
Comida:
3.0 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
3.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Mexicana
Vino por copas: No
Precio desde 9,41 € (precio más bajo introducido por un usuario)



1 Opiniones de Che Burritos

Pequeño local de apenas una docena de mesas en la zona alta de Barcelona. Decoración de cafetería. Ambiente familiar. El servicio consiste en un camarero simpático que nos ha aconsejado sobre las cantidades (más preocupado de que cumpliésemos el mínimo de la oferta que de servirnos lo que queríamos) y una cocinera. Mesas bastante juntas, de tamaño justo y vestidas de papel. Menaje sencillo. Carta a base de una mezcla de platos tex-mex, búlgaros y españoles, además de un menú a 26,-€/pareja (con promoción en una página de internet a 24,-€/pareja). Carta de vinos con media docena de referencias (en puridad, son 8, ya que tienen 3 vinos búlgaros) de las que ni siquiera he mirado el precio.

Comida casera en el sentido perverso de la palabra, como sacada de un libro de autoayuda para divorciados sin ganas de cocinar. Hemos empezado con unos nachos (fuera de carta, aunque en el menú) tristes y sin gracia, con un par de tipos de queso fundido y unos garabatos de guacamole de bote. A continuación, un par de tapas búlgaras (kyufte y karnache) insípidas acompañadas de "baked beans" de bote. Para los platos principales nos hemos decidido por unos burritos. De tamaño generoso y sabor insípido. El mío, un vegetal con carne, parecía una ensalada sin aliñar con algo de carne frita, todo envuelto en una torta de maíz recauchutada con unos adornos de salsa rosa de bote. Ni el vegetal ni el mix han convencido tampoco. A pesar de lo que pueda aparecer en alguna página web, no nos han puesto ningún tipo de guarnición con los burritos. El único contento ha sido mi hijo. Se ha comido sus nuggets de pollo con patatas fritas precocinadas y su ketchup la mar de contento (sigh!).

Lo mejor, o menos malo, ha sido el postre, también fuera de carta: pastel de yogur búlgaro. Efectivamente, el camarero nos ha enseñado el bote de donde ha sacado el yogur búlgaro. Se ha abstenido de enseñarnos el paquete de galletas. Un detalle a tener en cuenta.

Un par de aguas de litro y medio, un par de cervezas y un cortado han completado la comida.

Me ha dado la impresión de que el camarero realmente cree que sirven buena comida... Nos lo ha preguntado un par de veces :-S

Y para acabar de completar el asunto, a pesar de que se supone que el descuento del 40% se aplica sobre los platos de la carta, parece ser que los postres no están incluidos... Ni tampoco cuentan para aplicar el descuento, a pesar de que así aparece escrito en la promoción de la página web desde donde hice la reserva. Si le añadimos que en la misma página cuenta con 11 opiniones con una media de 8,6 y que el local se ha llenado, o yo soy muy exigente o la gente no tiene repajolera idea de lo que se lleva a la boca.

Si alguien se pregunta el motivo de poner que tiene una mala RCP es fácil: si RCP significase Relación Cantidad Precio, sin duda tendría mejor puntuación.

En fin, allá cada cual con su dinero. Por mi parte, mi hijo no volverá a elegir restaurante hasta que pague él... por lo menos :-D

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar