Restaurante Inka

Datos de Inka
Precio Medio:
12 €
Valoración Media:
7.0 10
Servicio del vino:
- 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Dirección: Salas Quiroga, 14
Código postal: 46007
Tipo de cocina: Peruana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 12,50 € (precio más bajo introducido por un usuario)



1 Opiniones de Inka

Unos amigos de Valencia me hablaron no hace mucho de un pequeño restaurante peruano que había en su barrio en el cual se podían degustar los platos más conocidos de ese país y que estaba realmente bien. Quedamos en visitarlo cuando se pudiese. Sólo cabía esperar a que se presentase la ocasión y esta llegó el pasado viernes noche y en compañía de esos mismos amigos.

Día de cambios en lo que a la meteorología se refiere lo cual posibilitó que pudiésemos cenar en una de las mesas que el restaurante monta sobre la acera. Con ello dimos por inaugurada oficialmente la “temporada de terrazas”. En mis valoraciones en este portal suelo detenerme siempre en la descripción del local y en su decoración. Siento no poder hacerlo en el caso que hoy nos ocupa pues no entré en él, ni siquiera para ir al servicio. Sí pude atisbar que se trata de un bar/restaurante de barrio, sin pretensión alguna. Las sillas y mesas que usamos fuera las típicas de terraza aunque se tiene el detalle de cubrirla con un mantel.

La carta como bien me anunciaron recoge los platos estandartes de la cocina peruana y da cancha para visitar el local a menudo pudiendo variar la confección de la comanda y probar cosas diferentes. En mi primera visita fuimos a los platos “top” de aquel país pues tenía ganas de recuperar sabores y sensaciones de mi viaje allá hace ahora poco más de un año.

- Ceviche de pescado: Presentación idéntica a la que pude ver en mi vista al Perú: ración abundante, grandes porciones de pescado y cebolla, acompañamiento con los choclos (granos enormes de maíz)… Por encima de todo, me supo cítrico. Un pelín en exceso, tal vez. Sobresalía también el picante de la cebolla y eché en falta un pelín más de culantro. A pesar de ello, estaba rico y disfruté con ese ejercicio de “recuperar sensaciones” del pasado.

- Anticucho: Brochetas con porciones grandes de ternera. En Perú las probé de distintas partes de la res (corazón, cadera, mixtas…). Estas no pregunté de que parte eran pero estaban ricas. Se acompañan con una guarnición de papas a la huancaína.

- Lomo saltado: Sobre la base de patatas fritas se sirve este saleado de carne de lomo y verduras (cebollas, pimientos…). El conjunto se salsea con un caldito especiado que estaba delicioso y se acompaña con arroz blanco que nos pareció a todos de una ejecución magistral. Estaba muy suelto y con un punto perfecto. Era el plato al que menos disfrute le auguré y resulto ser el mejor de la cena, sin desmerecer a los demás.

- Ají de gallina: porciones de pollo con esta salsa tan característica de ajíes amarillos y nuevamente el arroz magistral que acompañó al lomo saltado. Correcto, sin más.

Acompañamos la cena con más de una cerveza cusqueña y unos deliciosos pisco sour con presentación espectacular y, según mi gusto, con el grado y dosis de alcohol apropiados. Servicio atento por parte de gente de aquel país y que, por tanto, sabe lo que cocina y precio irrisorio por la cantidad de comida que pudimos disfrutar. Para visitarlo con frecuencia si residiese en la ciudad.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar