Restaurante Creperie Flor en Zaragoza

Restaurante Creperie Flor

2
Datos de Creperie Flor
Precio Medio:
16 €
Valoración Media:
7.4 10
Servicio del vino:
4.5 10
Comida:
8.5 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
9.3 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 15,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)



2 Opiniones de Creperie Flor

Está para mí esta creperie, yo creo la 1ª en Zaragoza, que abrió a principios de los 80 y que visité con asiduidad en mis años mozos. Situada además en una de las zonas más bonitas del casco viejo de la ciudad.

Comedor acogedor, espacio entre mesas un poco justo, caminos de mesa, menaje suficiente.

Compartimos un paté de campaña casero con sus tostaditas que estaba muy sabroso, lo mismo que la quiche lorraine, ligera y bien elaborada.

El fuerte son las crepes y su variedad destacable, me siguió gustando la que más la clásica de champiñón, pero el nivel en general es alto y la ración abundante. Fuera de las crepes un par de comensales solicitaron chipirones en su tinta, también ración abundante pero el nivel inferior al de las crepes.

Los postres cumplen, tanto las tartas como las crepes dulces, otra vez la clásica de chocolate y castañas está estupenda.

La carta de vinos cortita y las copas justas, los precios eso sí muy buenos.

La atención es muy buena, competente y cercana, y el precio no llegó a 20€ por cabeza.

Fue entrañable cenar allí después de bastantes años, la última vez estuvimos en la terraza, un sitio muy recomendable; sigue ofreciendo unas crepes riquísimas.

Otro hito para recordar: fui el 7 de marzo, quién nos iba a decir que justo una semana más tarde el país se iba a cerrar a cal y canto. Fue mi última comida en restorán, a saber cuándo será la próxima, ojalá no tarde mucho.

 

  • Y las crepes dulces tampoco.

  • Las crepes no fallan.

  • Y una quiche sabrosa.

  • Un buen patè de campaña.

Situado en pleno casco viejo Zaragoza, haciendo chaflán entre dos calles míticas del juergueo zaragozano (torrenueva y la "mitica" -para muchos- calle del temple) se encuentra la Creperie La Flor, cuyo dueño es lo no menos "mítico" Pepe Rebollo.

Un encanto de lugar.

Vayamos con la comida: El sitio esta especializado, lógicamente en Crêpes. Pero que crêpes!!! Fabulosas. Y La variedad es sustancial.

Antes los entrantes: básicamente ensaladas. Compuestas por lo general con diversas variedades de lechuga, acompañados de salsas cremosas. Junto a ello dos especialidades típicas francesas, el pate de campagne y la quiche lorraine (esta última muy rica).

En cuanto a las crepes, las hay dulces y saladas. Las saladas, de todo tipo, gratinadas, o no. Huevo, queso y jork; pollo y puerros; solomillo y pimientos; pisto de verduras; pato con cebolla; berenjenas y setas de cardo; Marinera y la, sin par, Aragonesa (esto es, de ternasco).

Siendo sincero, la gratinada de queso, jamon y huevo es espectacular (se adjunta foto). Jugosa, cremosa, se derrite en la boca, sabrosa.. excepcional. Y lo mismo la de espinacas con queso.

En cuanto a las dulces, quéw decir: además de las tradicionales, pera y chocolate (mi favorita), crema de castañas, platano y chocolate...., así como una especie de brownie (mucho mejor) que se llama marianela.. Hay helados y algún que otro postre casero.

En cuanto al tema vinos: sencillos. En el margen de los 7 a los 14 euros. Una cierta variedad, unos 10/12 tintos -con predominancia de los aragoneses-, 7 rosados -algún buen navarro-, 7 blancos y 4 ó 5 cavas. Una curiosidad (gazapo) de la carta: distingue los vinos de aragón de los del somontano (que no se enfaden mis amigos de Huesca).

En todo caso, siempre tienes unas pocas cervezas entre las que elegir.

Limpieza absoluta (lo cual es importante). Servicio rápido y atento. Vajillería aceptable, mesas de mantel. Sillas relativamente cómodas y una aceptable distancia entre mesas.

Tienen menú: por 12,5 euros sales con una ensalada y una buena crêpe. Lo ofertan prácticamente todos los días.

Y una cosa no menos importante: si es cena hay unos cuantos bares a los que acudir despues a 5/10 minutos.

En resumidas cuentas, sin llegar a alguna de las maravillas que puedes encontrar en francia (p.e. la creperie des canettes en paris), es un buen ejemplo de cómo tiene que hacerse una buena crêpe que te permita disfrutar

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar