Restaurante Fabrica Moritz: Fábrica Moritz


Ante un proyecto faraónico como el de la antigua Fábrica Moritz, uno no sabe muy bien si tomarse de antemano el asunto seriamente o un poco a la ligera para no llevarse decepciones. Es lo que suele ocurrir con propuestas tan ambiciosas en cuanto a imagen y envoltorio, con inversión millonaria, arquitecto galáctico manos a la obra (Nouvel en este caso) y omnipresencia en todos los medios desde meses antes de su apertura. Resulta frecuente en estos casos que el resultado sea desequilibrado, yendo la ampulosidad espacial y el despliegue de reformas e interiorismos en detrimento de la calidad de aquello que aquí más nos importa, que es la propuesta culinaria.

Esto era más previsible si cabe en este caso, teniendo en cuenta que el proyecto está inacabado (con un bar de vinos, un restaurante de alta cocina y no se sabe cuantas cosas más aun por estrenar), obras y andamiajes de por medio y una carta a medio hacer pero que aun así han decidido poner en marcha por, suponemos, la imperiosa necesidad de empezar a rentabilizar tamaña inversión. Dicen que el que mucho abarca poco aprieta, y con tanta remodelación a medio acabar y tantas expectativas inconclusas a tantos niveles (cultura de la cerveza, vinoteca, gastronomía, museo) nos empujaban a temer lo peor.

Acudíamos por ello sin demasiada motivación, esperando de antemano una cocina regular o como mucho correcta aunque, eso sí, en marco incomparable. Pero siguiendo con el refranero, el que tiene boca se equivoca, y fue precisamente a bocados como fuimos a cambiar de opinión y sacudirnos prejuicios. Otra tapería mediocre más, pensabamos. Pero no fue así.

La carta es absolutamente desproporcionada. Decenas de platos de aquí y de Alsacia se acumulan sin ton ni son en una selección que precisa urgentemente de síntesis para no perderse, o al menos ir acompañada de un bolígrafo para tomar nota y no olvidar. Una revisión merece también el atuendo de los camareros, todos varones curiosamente, ataviados con un mono tipo taller mecánico muy feo, que no sabemos si es un guiño a la fase “en construcción” que aun atraviesa la fábrica o si es así como se van a quedar. Detalles aparte, lo cierto es que el lugar es todo un derroche espacial, donde las paredes de ladrillo de la antigua fábrica combinan con materiales modernos y una luz en tonos ambar que lo inunda todo. Merece la pena detenerse a contemplar esos enormes carteles de antigua publicidad de la marca cervecera. Las mesas alargadas para compartir codo con codo con comensales desconocidos son otra de las señas de identidad del lugar, al estilo de las cervecerías tradicionales centroeuropeas. En este caso no son de madera sino de frío acero, otro gesto de reinterpretación de la tradición en clave contemporánea.

De entrada empezamos bien con una excelente Pizza alsaciana de queso Munster y virutas de cerdo, de masa finísima y crujiente y un persistente aroma que se nos quedará grabado. Desafortunadamente la Coca de escalibada y sardinas que viene a continuación no está a la misma altura, pero tampoco estuvo mal. Mientras tanto probamos la Moritz Epidor, cerveza tostada, y después un Llebre 2009.

Sí que logró entusiasmar su Bomba de la Barceloneta, francamente conseguida. Bueno fue también el Jamón Ibérico, así como su presentación, aunque de corte algo grueso. Saltaba a la vista que había sido loncheado a máquina, uso frecuente en sitios con tal volumen de clientela.

Sorprendió gratamente el Pulpo: suave, tierno como mantequilla y, en definitiva, bien cocido y acompañado de bol con salsa romesco. Interesantes resultaron las Folles, rebozados fritos de cigala y rape en hojas de endivia con los que dábamos por concluida la tanda de entrantes.

Después nos dedicamos a un Surtido de salchichas alemanas con chucrut y patatas, otro representante estrella en la carta de los orígenes de aquel alsaciano fundador de la casa, Louis Moritz. Plato rico y consistente, aunque descuidado en su presentación.

La calidad de los postres tampoco defrauda, aunque se echa en falta algún alarde creativo para mejorar, otra vez, una presentación más bien tristona. Correctas la Crema catalana y su Selva negra acompañada de confitura de grosellas.

De modo que marchamos con una impresión bastante positiva a pesar de todas las reticencias previas. Prometedor comienzo el de Moritz, aunque tiene aun muchas cosas por corregir y concluir, y se anhela que alcance un estado de madurez más pronto que tarde. No han inventado nada aquí, pero se disfrutan sus tapas, más que aceptables, y sus platos de Alsacia, ese lugar que ha sido alemán y francés y ahora parece que un poco catalán también. Y eso nos invita a plantearnos si para acenturar la dualidad cultural de la marca no sería posible y exitosa una fusión de los sabores de aquí y allá en algún plato de la carta, en lugar de mantenerlos totalmente separados como hasta ahora. Porque, ¿no es acaso posible un surtido de butifarras con chucrut?

http://gourmetsterribles.com/

Recomendado por 1 usuario
  1. #1

    Craticuli

    Buena crónica para hacerse una idea del lugar y desu oferta. Por cierto, no se si tendra pagina web, no la he localizado.
    Saludos.

  2. #2

    Gourmets Terribles

    en respuesta a Craticuli
    Ver mensaje de Craticuli

    Tampoco hemos encontrado la web. Seguramente está en construcción como el bar de vinos.
    Gracias por tu comentario.
    Saludos

  3. #3

    Pelos

    en respuesta a Gourmets Terribles
    Ver mensaje de Gourmets Terribles

    Lo tengo en tareas pendientes ;)

    http://www.moritz.cat/
    Desde donde puedes acceder a un canal en youtube:
    http://www.youtube.com/user/moritzbarcelonavideo
    A Flickr:
    http://www.flickr.com/photos/moritzbarcelona
    A Facebook (donde no hay mucha cosa)

    No es mucho, pero es algo para hacerse una idea
    Saludos!

  4. #4

    Gourmets Terribles

    en respuesta a Pelos
    Ver mensaje de Pelos

    Vimos esta website pero no da mucha información sobre la cervercería, por eso que pensamos que no estaba acabada.
    Y el facebook ya los tenemos como amigos porque nosotros también tenemos uno ;)
    http://www.facebook.com/pages/Gourmets-terribles/190720384302269

    Gracias por toda la info Pelos
    Saludos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar