Restaurante Fabrica Moritz: Buena cerveza y más....


Desde que tuve noticia de la rehabilitación de la Fábrica Moritz me apeteció mucho conocer el espacio, así que, por fin en Barcelona decidimos, después de una tarde dominical de teatro, acercarnos a cenar en esta cervecería. La verdad es que la rehabilitación de la fábrica realizada por Nouvel es impresionante. Espacio urbano contemporaneo asentado en la memoria de la antigua fábrica.
Una vez acomodados en una mesita empezamos el estudio de la carta, la verdad es que es bastante extensa, hace falta ir estudiado de casa!! La carta es una combinación de platos y productos alsacianos (en referencia a la zona de origen de Louis Moritz) y catalanes. Después de tomarnos cierto tiempo para leer y decidir, optamos por lo siguiente (aunque te quedas con la sensación que habría que releer la carta unas cuantas veces más para estar seguro de la comanda):
patatas bravas de allí. Buenas y bastante picantes.
surtido de quesos catalanes servido con pan tostado, frutos secos y membrillo, muy bien.
media ración de gamba cocida, en su punto, muy buena.
pizza de estilo alemán con salchicha. Masa muy fina, muy sabroso el resultado.

De postre compartimos una torrija que finalizó más que correctamente la cena.

Para beber Moritz de barril fabricada in situ, realmente buena. También probamos la versión botella que fabrican en Zaragoza, también buena, pero me quedo con la de grifo.

En resumen, cena muy agradable, comida apetitosa con buen producto, atención informal y atenta, buena cerveza, y todo ello en un espacio realmente bonito.

  1. #1

    Craticuli

    En estos tiempos hace falta mucho dinero y voluntad para poner en marcha un proyecto así, y si encima la oferta es interesante genial.
    Saludos

  2. #2

    Perotpop

    en respuesta a Craticuli
    Ver mensaje de Craticuli

    totalmente de acuerdo. Nuestra esperiencia en Moritz fue muy buena, valió la pena la visita. Saludos!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar