Restaurante La Cuina de San Telmo

2
Datos de La Cuina de San Telmo
Precio Medio:
40 €
Valoración Media:
4.8 10
Servicio del vino:
4.5 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
4.0 10
Calidad-precio:
4.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 40,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)



2 Opiniones de La Cuina de San Telmo

Restaurante íntimo, por lo minimalista, por lo pequeño y con espacio aprovechado al máximo, lo que quita mucha intimidad…éramos cuatro, tampoco nos hacía falta mucha, pero hasta le costaba al personal pasar entre las mesas... por no hablar de cuando "paseaban" la bandeja de pescado/marisco fresco, sufrías por el desprendimiento....

Sensación de ambiente recargado, quizás por la concentración de mesas, por la barra de bar mínima y por el acceso desde y para la cocina, también mínimo, que hace que cada entrada y/o salida de la misma parezca un esfuerzo titánico de logística 

Carta de vinos en construcción, faltaban dos. Precio del vino multiplicado por dos y algo. Servicio espartano, no basto, pero si "feliz de conocerse" y básico. Copas muy justas y no apropiadas para la carta que se ofrece.

La RCP es mala. Principalmente por la cantidad y el precio, el producto algo escaso y precio elevado.

La comida está muy buena, y las frituras son correctas. Son un restaurante de paellas, y las deben distribuir a casas porque un chico se hinchó a entrar y salir con paellas, y mucha gente las vino a recoger y/o devolver… eso les debe funcionar genial.

Creo que les falta un punto de servicio al cliente, el trato es algo justito, cercano, correcto, con cierto compadreo..., pero todo va un poco “ajetreado” todo… al ser tan pequeño las 2-3 personas que dan servicio, “saturan” aún más el espacio…

En resumen, buena calidad pero muy subido en precio, quizás el ticket lo compensa el “cliente local” pues está en una buena zona de una ciudad cercana a Barcelona

Creo que volveremos….

Este restaurante lleva bastante tiempo abierto en Sant Cugat, esta muy céntrico al lado del monasterio, aunque al ser chiquito y estar un tanto escondido; pues no llama la atención.
Ayer me decidí a visitarlo, ya que me lo habian recomendado, y además era una de las pocas opciones, que habia en SAnt Cugat para cenar, en un domingo noche.
El local es muy pequeñito, la decoración rústica, con una aire argentino.
LA carta extensa,se basa en su mayoría en pescados, mariscos, arroces, y carnes(nacionales o argentinas). Sin duda su cocina se basa en tener la mejor materia prima, y cocinarla sin complicaciones;ya sea a la plancha, asada a la parrilla, o frita. Las raciones son realmente grandes, y los precios subiditos; aunque la calidad del producto lo merece. Solo hay un caso que encontré desorbitado; el plato de mejillones al vapor iba a 12€ y estos mismos a la marinera a 14€; sin ganas de hacer sangre, solo quisiera decir que los mejillones van a 2'5€/Kg.(suponiendo que son de roca y gallegos;así que un poquito de por favor...).
Nosotros elegímos un surtido de pescaditos fritos, compuesto por chanquete, chocos, calamares, chipirones y pimientos de padrón; todos ellos perfectamente fritos, muy sabrosos, sueltos, y de calidad. El precio del plato era de 16€, y lo compartimos entre 2, había de sobra.
De segundo una parrillada de carnes argentinas (41€), tambien entre los dos, y no pudimos terminarla, nos trajeron una madera con pizarra en el centro, con dos costillas de cordero, un chorizo criollo, una morcilla malagueña, dos trozos de vacio, uno grande de entraña, y un buen trozo de bife. Muy rico todo, la carne excelente, tal vez se les había pasado un poco el punto de cocción, ya que lo habiamos pedido poco, y estaba punto menos.
De beber tomamos, un vinito blanco Ribeiro de la casa, y agua.
La camarera, muy atenta y muy simpática.
Evitamos comer postres, ya que estabamos, a punto de explotar, así que solo dos cortaditos.
Tal vez sugeriría, que en la carta de postres incluyeran postres caseros, es algo que yo aprecio mucho, y al no haber ninguno, tampoco nos sedujo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar