Restaurante Quinoa: Volví a Quinoa


Tras la visita con un grupo a las bodegas de Clos Dominic, había reservado en Quinoa, para volver a probar la cocina de Matías en fin de semana, tal y como comenté anteriormente.

Llamé al restaurante desde Porrera porque salíamos tarde de la visita y quise avisar del retraso y además añadir a tres personas más a la comida. A pesar de haber hecho la reserva con varios días de antelación, la camarera que me atendió al teléfono no tenía constancia de ésta. Luego sería el propio Matías que se disculparía por no haberla apuntado en el libro debido a un despiste.

Como éramos un grupo de 10 personas (2 niñas) probamos todos los platos que había: Ensalada de habitas, jamón de pato y naranja; Pasta fresca con salsa de foie y avellanas y Coca con espárragos trigueros con queso de cabra, rúcula y olivada.

Segundos platos: Crujiente de cordero, vino y cremoso de patata; Rustido de pato, coliflor y naranja y arroz con gamba, almejas y boletus con un buen punto de cocción pero para los que lo comimos, coincidimos en que estaba salado, no mucho, un pelín.

Postres: Crema de chocolate, coco y crumble, Crema de manzana, miel y requesón, que creó algunos imprevistos, ya que la camarera dijo que la crema era de piña y a la hora de servirlo, hubo discrepancias; crema de manzana, miel y requesón que estaba bueno y un couland de chocolate en toda regla y toffe.

Las niñas comieron Macarrones y pollo a la plancha y de postre, helado de chocolate.

Después de la cata vertical que hicimos con Domi y dado que después teníamos el viaje de vuelta, optamos por beber agua.

Lo importante es que el conjunto estaba contento de la propuesta recibida.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar