Restaurante Passatges: Tremendo contraste comida/servicio


Tenía ganas de volver a este restaurante, para mi el de mejor calidad/precio de la población. El cocinero/chef y su equipo preparan platos bastante currados, se puede decir que de autor. Dispone de varios menús, el más completo de los cuales "sólo" cuesta 18.90 eur IVA incluído!! Esto en una agradable noche de agosto, con algo de calor pero sin la molesta tramuntana, cenando en la terraza a 20 metros del Mediterráneo, Costa Brava... Un regalo, señores.

Pero todos sabemos que nadie regala nada. Un detalle muy, pero que muy "sospechoso" es que el precio del menú había bajado más de 3 eur desde el pasado verano (de 22). Otro detalle, que parece que ya no tienen web. En el precio se incluye pan y 1/4 de litro de agua por persona y no tengo claro si vino de la casa.

El menú tiene unas 8 ó 9 opciones para primeros, segundos y postres, un número más que suficiente. Llegamos a las 9 de la noche, aun de día y nos situaron en una buena mesa en la terraza como habíamos pedido. Ya íbamos avisados de que el servicio era lento y desacertado, pero lo que sufrimos esa noche fue casi surrealista...

A las 9 y cuarto ya estábamos todos instalados. Tardaron como 20 ó 30 minutos en venir a pedir con más voluntad que aptitud. La bebida, afortunadamente, no se hizo esperar mucho, pero es que tampoco hay que prepararla... Los camareros, absolutamente despistados, dando la impresión de que les acabaran de contratar esa noche y que tomar las comandas fuera como entender la física cuántica. Eso sí, muy educados, correctos y con un mínimo de tablas para tratar con el cliente. La verdad es que prefiero esta carencia que el ir de sobrados.

Se puede decir que lo único "malo" del restaurante es esto. Lo he valorado en el servicio de vino, ya que no hay ninguna opción de puntuarlo y creo que es justo mencionarlo de la misma manera que premiar y alabar su gran cocina y su ajustado precio.

Vamos ya con la comida, que es sin duda lo más importante. De primero tomé una ensada tibia de pulpo con all i oli "suau". Estaba muy rica (la hora y cuarto de espera también ayudaba...), con la salsa muy moderada, el pulpo correcto, la patata muy rica, los complementos también a la altura. No recuerdo mucho el plato porque era ya de noche y la foto no quedó bien. Mis compañeros también quedaron contentos. Como no teníamos muchas ansias vinícolas, tomamos el tinto de la casa, creo que un Empordà (8 eur) que acompañó sin alardes la cena. Copas normalillas tirando a flojas. Fresquito, eso sí.

Para el segundo el caos, como la entropía, fue en aumento. Se equivocaron con algunos platos (confundieron un tataki de salmón con un steak de atún o algo así). Yo sinceramente creo que el personal de sala (terraza mejor dicho) no tenía visualmente muy claros los platos. Tuvimos que pedir el pan, que en teoría está incluído, y aun así aun lo estamos esperando... Eso sí, mi hamburguesa km 0, en un pan crujiente de focaccia (diría) estaba deliciosa, de las mejores que he probado y en esto soy ya algo selectivo. Buena ración además, quizá unos 150 gr con buenos complementos (salsa y al lado unos dados de patatas). En un menú de este precio es algo muy a valorar.

El postre, tarta de chocolate, también estuvo a la altura. Ración pequeña pero suficiente, muy golosa, fue un buen colofón a la cena. Por cierto, los trajeron sin las cucharillas. Cuando se lo comentamos a la supuesta jefa de sala, nos dijo resignada: "Estos chicos..."

Bueno, he sido muy objetivo con la crítica, la cosa está muy clara: contratar camareros profesionales sale caro y más en la costa. De esta manera el menú puede valer lo que vale. Me gustaría que no se me malinterpretera la crítica: es simplemente un servicio lento, al que hay que explicarle las cosas con claridad y saber que va a haber fallos en la velada. Yo recomiendo totalmente este restaurante y nos arrepentimos de no haber pedido un vino mejor. El producto es bueno, la elaboración y presentación, de restaurante de nivel y lo único es que es un lugar al que no hay que ir con prisas y pasar dos horas charlando y cenando. Eso sí, no pedimos cafés: las vacaciones no son muy largas y no hay que desaprovecharlas esperando tanto...

PS: Como dato positivo, comentar que unos amigos fueron al día siguiente y me comentaron que no fueron tan lentos, tal vez fuera un día incómodo o que no estuvieran finos.

Recomendado por 1 usuario
  1. #1

    Farmonton

    El precio esta bien por lo que dices que has comido, pero prefiero pagar algo mas y que este a gusto.
    Con tantos fallos como mencionas, yo la verdad no vuelvo.
    Salut!

  2. #2

    Kastroboy

    en respuesta a Farmonton
    Ver mensaje de Farmonton

    Bueno, creo dentro de sus limitaciones tuvieron un día flojo. La verdad es que no es un restaurante para ir más de una vez en un verano, pero una vez al año creo que vale la pena siempre y cuando vayas armado de paciencia.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar