Restaurante Bodegas Castañeda: Carismático tapeo en el centro de Granada


Céntrico y muy concurrido este bar de tapas, decoración clásica y muy singular, lleno de turistas y parroquianos a la par, está siempre a rebentar, no hay que amilanarse, hay que entrar e intentar hacerse un hueco. Dispone de una gran barra y toneles que hacen las veces de mesas donde apoyar las tapas y sentarse en taburetes.

La carta está impresa en el mantel de papel que te ponen al servirte. La oferta es grande y variada: tablas combinadas, entradas, raciones, carnes y pescados, canapés, montaditos y tapas. El servicio que es muy simpático, eficiente y rápido es muy numeroso, casi hay un camarero por cada metro de barra, además de los que van retirando vasos y platos y sirviendo en mesas y barriles.

La carta de vinos, que también está impresa en el mantel de papel, junto al menú distingue entre: Ribera del Duero (roble y crianza); Ribera del Duero (reserva); Rioja (crianza); Rioja (reserva); Vinos de Granada; Otras denominaciones; Blancos y rosados y Cavas y Champagnes. La cristalería muy básica. Algunos vinos descansan en armarios climatizadores, no así los que se ofrecen por copas.

Al uso de la costumbre local, con cada bebida se acompaña una tapa, que por el tamaño, bien podría calificarse de ración en otros lares. La tapa de cortesía va cambiando a criterio del camarero, con el fin que no repitas.

Nuestra experiencia con cuatro cervezas, acompañadas de las reglamentarías tapas (bacalao con tomate; champiñones rellenos), con una generosa ración de ensaladilla rusa con langostinos y bacalao ahumado, por poco más de 15 euros.

Local carismático de tapeo en el centro de Granada.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar