Restaurante Entrevinos: Continúan siendo lo que siempre han sido


Hacía ya bastante tiempo que no visitábamos esta taberna vinícola, un local en el que hemos disfrutado mucho y sobre todo de la mano de José Luis, buen tío y gran profesional. Hablamos de una taberna clásica, de toda la vida, mesas de madera oscura y sin manteles y una buena pizarra de vinos por copas, en fin, un lugar donde siempre se respira un correcto trato con el vino. Viernes festivo a mediodía y comedor a medio gas, aquí funcionan mejor por la noche. No admiten reservas.

La carta de raciones no ha variado mucho y siguen ofreciendo las clásicas, además de algunas fuera de carta dependiendo del mercado, resultando muchas veces estas últimas opciones las más apetecibles. Comenzamos con los mejillones con mayonesa al pimentón (8,9€) que vienen presentados en cucharitas individuales, sabrosos y ricos, con el protagonismo justo del pimentón, siguiendo con unas patatas con níscalos (11,9€), ración en la que curiosamente había más níscalos que patatas y que estaba muy buena, hecha como mandan los cánones. Terminamos con unas pochas con rape (11,9€), servidas en una pequeña sopera y muy bien ejecutadas, con abundantes trozos de cola de rape, la verdad es que las pochas nos encantan. No suelen hacer postres (las estrellas son las tablas de quesos), pero en festivos y sábados a mediodía sí que preparan algo, en nuestro caso unos frescos y digestivos sorbetes de mandarina (5€), aunque yo los hubiera “alegrado” un poco con vodka o Cointreau. En general todo sigue como siempre, raciones más que correctas en cantidad y calidad y siempre ofreciendo alguna opción más fuera de carta.

En cuanto a los vinos continúa ofreciendo una carta seria y consistente, aunque por desgracia las botellas viejas nos las hemos ido bebiendo y esas ya no se reponen. A nivel nacional muy completos y con representantes de un buen número de DO’s y a nivel internacional hay una buena lista de vinos de Burdeos, algunos de gran prestigio, junto con algo del Ródano, Borgoña, Loira y Champagne. Los precios son buenos por lo general, dependiendo del vino como siempre. Quizá lo peor es la falta de actualización, con algunas correcciones hechas a lápiz. Esta vez nos decantamos por un cava y pedimos un Llopart Leopardi Gran Reserva 2006 (29€). Está claro que es uno de los mejores cavas del mercado y se comportó como tal, muy bien con toda la comida. Copas de buen nivel y varios tipos. Servicio cercano y amable, hubo un pequeño fallo de entendimiento con un carpaccio de buey pero al final no lo tomamos y sin problemas.

Pues está claro que Entrevinos continúa siendo lo que siempre ha sido, una taberna vinícola donde se come y se bebe a buen nivel pagando un precio justo, con un ambiente tabernario y desenfadado y siempre con una calidad más que destacable. Un clásico en su zona y un local que no suele defraudar.

  1. #1

    Kintiman

    Que mal está la cosa, Eugenio bebiendo cava, jajaja.

  2. #2

    EuSaenz

    en respuesta a Kintiman
    Ver mensaje de Kintiman

    Joer Sergio, ahí dando con el mazo, jeje. Bueno, ya tomé mi dosis semanal la noche anterior en casa (un buenísimo Domaine Dehours Cuvée Confidentielle) con una merlucita que preparé. No hay muchos Champagnes en Entrevinos, no es su fuerte, además están un poco más subidos de precio y este Leopardi es un cava de los buenos, si no lo has probado te lo recomiendo, sobre los 18 pavos en tienda. También le damos al cava, hay cositas ricas y bien de precio afortunadamente.

    Saludos y recuerdos a la jefa,
    Eugenio.

  3. #3

    Kintiman

    en respuesta a EuSaenz
    Ver mensaje de EuSaenz

    No esperaba menos de ti, Eugenio está definido en la Real Academia de la Lengua como sinónimo de champagne y del bueno, jeje.
    Un abrazo para vosotros también.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar