Restaurante La Masía del Vino en Valencia

Restaurante La Masía del Vino

Datos de La Masía del Vino
Precio Medio:
24 €
Valoración Media:
6.1 10
SERVICIO DEL VINO:
5.4 10
COMIDA:
6.2 10
ENTORNO:
5.8 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: Ciutat Vella
Dirección: Calle Hospital, 16
Código postal: 46001
Tipo de cocina: Tradicional
Vino por copas:
Precio desde 22,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Lunes,martes y domingo a las 16:30

Teléfono


Opiniones de La Masía del Vino
OPINIONES
5

Pues eso, la tradición nos trae todos los años aquí para luego salir a ver fallas de noche y más este año que ha ganado El Pilar y la tenemos justo al lado.
Esta vez ganamos en situación en el local, todo lleno, al estar colocados en una mesa entrando a la derecha que te deja fuera del resto de las mesas y ganas en independencia.

La cena lo mismo que los otros años. Esta vez somos 10 y hay 3 platos al centro de algunas cosas y dos de otras así que un poco de lío. Ensalada de hojas verdes, muchas nueces y el queso de cabra caliente esta vez al lado de la verdura todo aliñado desde cocina, con un aliño que debe llevar algo de miel.
Los tres platos de fiambre como siempre de lo mejor: esta vez incluso el queso manchego estaba más curado y ganó en calidad. Sigue siendo el embochado lo mejor, dentro de una calidad aceptable para el jamon, el salchichón, el chorizo y este año, hasta el queso.
Los saquitos y las croquetas igual de regular que el año pasado, algo más grandes las croquetas y algo menos hechos los saquitos. De ésto fueron dos los platos pero parece que se complementaron (según la factura) con alguna pieza más para que llegaran las raciones. Compleja decisión sin avisar.
Los calamarcitos con salsa verde no muy pasados de plancha, correctos.

De principal y al centro tres raciones de una terriblemente quemada pieza de entrecotte (ni se preguntó punto de la carne) que incluso a quien le gusta muy hecha le pareció excesivo. Las patatas laminadas esta vez no estaban tan crudas.

Unos panes más otros con tomate y bien cobrados. Varias botellas de agua. Tres jarras de cerveza. Esta vez el vino pedimos que no fuera el de la casa y fueron 2 botellas de Finca Resalso 2012 (las dos últimas) y tras varios intentos de la carta (teóricamente bien dotada) nos recomiendan un Ribera que "se está pidiendo mucho", de bodega desconocida, con una cápsula y tapón poco reglamentario por lo que optamos por Pasion de Bobal 2011 que gustó bastante más.

Los postres para seis, esta vez fueron dos platos con 3 trozos de pequeña ración de tarta de fresa, de limon y de chocolate, siendo ésta última y gracias al baño de chocolate caliente la única aceptable. Nada de fruta.
Cafés o infusiones para casi todos, y 4 copas de ron (tambien hubo que cambiar el ron porque no había el ofrecido inicialmente), y una de Magno.
No hubo opción de chupitos.

La sensación de salida fué algo peor que el año pasado debido a más caro y no mejor cena ni servicio. Lo completamos en el casal del Pilar con un gin tonic y una visita al interior de la falla ganadora 2014, que mejoraron las sensaciones finales de la noche.

Local y características descritas hace un año y que no han cambiado. Si acaso que había menos gente, incluso en nuestro grupo. Servicio y tipo de comida similar. Vamos a menú con vino incluido Jaraiz vino de la casa, denominado de autor y que es un vino con cabernet sauvignon, bobal, merlot y tempranito elaborado de forma artesanal en La Portera (Requena) y que se vende a 11.50€ en el restaurante. Tomamos además una botella de Pasion de Bobal 2010, amen de 2 de agua de litro y 3 jarras de cerveza de barril San Miguel.
Tomamos al centro y para 8: ensalada de queso de cabra básica sin ningún aporte más que las hojas verdes y el queso encima. Fiambre con queso manchego poco curado, salchichón y jamon aceptable y quizás lo mejor el embochado. Saquito de queso de cabra, ajetes y gamba bien hecho. Croqueta de jamón York con un rebozado de excesivo grosor y falta de sabor. Calamarcitos básicos. Trinchado y en muy ajustada ración entrecorte que le sobró la mitad del tiempo en la plancha, con patatas fritas poco hechas.
Postre para 6 en el que la piña fué lo único bueno, ya que la parte de dulce casero (¿?) no merecía la pena.
No hubo chupitos de la casa y si unas copas aparte de los 4 cafés: copa de Magno, de ron Barceló, Havana 5 y un Baylis que trajeron por error que se quedó en la mesa. Raciones normal a corta.

Sensación de que no ha mejorado, y que hay ahora mucha competencia en este escalón..

El local diseñado para grupos y con ambiente ruidoso (somos bastante chillones en grupo) propia de las fiestas de fallas.
Menú cerrado ya comentado del que destacaré que los embutidos y la carne están bien, el resto muy de cena de grupo. Tema de copas, cambio de cubiertos... muy a granel en el que vale todo.
El vino es propio de la casa etiquetado para ellos en Rioja y que desconozco precio real pero no se aparta de vino fijo de la casa. Total 3 botellas, 4 de agua, 3 jarras de cerveza. Entre cafés, cortado e infusiones x 8. Copas: 1 x Magno, 1 x Whisky y chupitos por cortesia de la casa.
Para salvar una cena en fallas y poco más.

Poco que añadir al comentario anterior. Trabajan con menús cerrados,curiosamente tomamos el mismo menú que comenta el compañero, pero todo estaba muy bueno. El servicio muy amable; tomamos el vino de la casa Jaraiz crianza por 11€, un vino que elaboran ellos mismos para su restaurante en Requena y que estaba francamente bueno(lo dan a probar y nos sacan cubitera porque estaba a temperatura ambiente).
La comida está más que aceptable para este tipo de platos a compartir, sobre todos los chipirones a la plancha frescos y sabrosos y la carne a la brasa muy rica.
Eramos diez y tomamos 3 botellas de vino y agua además de las cañas, así que el precio es muy interesante.

Local situado casi en el centro de Valencia en la calle peatonal junto a la Biblioteca que era antiguo Hospital General (Hospital General más antiguo del mundo). El local tiene pinta de esto, de una masía, decoración clásica y dispuesto en dos niveles. Nos colocan en la segunda altura al ser quince comensales en la estuvimos muy cómodos, nos atienden dos camareros, como siempre uno más amable que el otro. Mantelería, cubiertos y coperío correctos.
Menú cerrado que consistía en:
- Embutidos: Jamón, ibéricos y queso manchego.
- Pan con aceite y tomate.
- Pimientos del piquillo rellenos.
- Calamarcitos a la plancha, muy buenos.
- Mezclum verde con queso de cabra.
- Bolsillitos de pasta bric rellenos de puerros y gambitas.
- Entrecot trinchado con patatas y ajitos tiernos para compartir.
Menú bastante completo y correcto, para beber cervezas, refrescos y vino servido en jarras de barro (no probé).
Postres y varios cafés.
Un sitio adecuado para comidas grupo, es la tercera vez que acudo y tanto la comida como el trato es muy correcto, con las dificultades que tiene cumplir con mesas con tantos comensales.
El precio suele rondar los 25-30€.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar