Menú Bistro (Letsbonus)

Primera visita a Casa José en Aranjuez y muy buenas sensaciones; os comento la jugada:
Llegada al restaurante a eso de las 21:30h (con reserva de compra Letsbonus realizada sin problema un par de semanas antes). Aunque el sitio no cuenta con servicio de aparcacoches no tenemos ningún problema para aparcar prácticamente en la puerta un viernes noche. Bien. Pasamos al local, un pequeño hall atestado que cuenta con una sobria barra bien surtida y animada. Pedimos cocacola y un fino para abrir boca y hacer tiempo, que nos sirven con dos pinchos de tortilla cortesía de la casa. Tapa de bar de barrio, y eso señores es un cumplido (agradable campeñanismo). Acabado el refrigerio localizamos al maitre (uno de los 2 que hay y que también ejercen como camareros) y somos conducidos a nuestra mesa, en la planta de arriba del local. Comedor burgués, amplio pero íntimo y con las mesas perfectamente espaciadas; predomina el uso de las maderas nobles en la decoración. Solicitamos el acomodo de nuestros abrigos (en principio la maitre no toma esta iniciativa) y finalmente nos hacemos con nuestro lugar.
El menú adquirido se componía de lo siguiente:
Aperitivo:
- Coles sobre gel de ceviche y sabores a yodo. Las coles son en realidad trozos de crujiente brócoli y el gel es la imperceptible amalgama que conjunta esta "macedonia". El sabor yodado es más bien de apio. Aperitivo generoso, rico y bien ejecutado. Se acompañaba de 4 finas láminas de pan cristal. Un 5.
Entrantes:
- Vichyssoise de puerro: pues eso, una buena taza de crema perfectamente atemperada y espesa, con un agradable postgusto ahumado. Un 6.
- Setas en escabeche suave y huevo Mollet: 5 tipos de setas (reconocí níscalo, trompeta de la muerte y colmenilla) sobre un fondo potente y amontillado, acompañadas por un huevo perfecto de punto de cremosidad. Las setas apenas escaldadas o con un tenue golpe de sartén, bien limpias y muy enteras, con todos sus matices sápidos respetados por un ajustado tiempo de cocción. El escabeche no es tal, es como dije un fondito claro (pero amplio de sabor) de regusto amontillado. La armonía en boca de los 3 elementos conjuntados brutal. Un 8 e in crescendo. Bien.
Platos principales:
- Merluza sobre puré de zanahoria: un taco de merluza con su piel crujiente asentado sobre crema de calabaza (no zanahoria) y coronado por una ensaladita de algas y el tan de moda ficoide glacial. La merluza una pizca pasada de punto (levemente pastosa en boca aunque excelente en el corte), la crema correcta y la ensalada potente y salina. El conjunto me dejó un poco frío. Un 6.
- Cochinillo asado: un taco de gorrino deshuesado con su piel crujiente y servido con una guarnición de mondas de cítricos y un gajito de mandarina. Buena ejecución y armonía de los elementos. Clásico. Un 7.
Postre:
- Tarta de cítricos: lo mejor de la noche; una base de pudding clásico y bizcocho y en la cima diferentes cítricos distintamente tratados (escarchados, crudos y soasados). Se acompañaba de una crema cruda y frutos secos molidos, un perfecto contrapunto para la dulzura del pudding y los distintos gradientes de acidez y amargor de los cítricos. Genial. Un 9.
- Bebida: a pesar de que lo contratado incluía maridaje con 2 copas de vino blanco Louis Latour y una de tinto Protocolo (o bien cerveza, refresco o agua), a nosotros se nos sirvió exclusivamente de una botella de blanco nacional que terminamos (7 copas creo recordar). La marca y DO no las apunté, sorry. Aparte se incluyeron 2 botellas de agua que no solicitamos en ningún momento.
- Pan: una generosa cesta con buenas rebanadas de tres tipos diferentes, muy ricos y artesanos todos ellos.
Hasta aquí el menú; 70 euros costaron los 2 cupones Letsbonus e incluyeron todo lo listado salvo las bebidas del bar (1 cocacola y un fino, 5 euros) y el acompañamiento que pedimos para los postres (1 copita de Don Pedro Ximenez y un bayleys, 9 euros las 2). Huelga decir que la relación calidad precio del menú es genial y que los precios de las bebidas son más que contenidos. El servicio impecable, bien coordinado y muy atento en todo momento (2 camareros-maitres en una sala de 8 mesas con unos 25 comensales), aportando explicaciones detalladas de los platos y con ese buen hacer tácito que tiene que ser de obligado cumplimiento en establecimientos de este tipo. Aun con ciertos desacompasamientos originados por la demora en la salida de algunos platos de cocina, un 10 más que merecido para esta gente.
Lo positivo: todo. El clasicismo bien llevado, el servicio, el entorno, la comida y el precio de las bebidas. Volveremos a por el menú degustación largo sin dudarlo.
Lo negativo: vajilla diferenciada para los clientes Letsbonus (copas de vino francamente cutres VS unas magníficas Riedel para el resto de clientes) y el hecho de que nos dieran la peor mesa de la sala (una estupenda viga de carga fue el tercer comensal a la mesa esa noche). Asumo que es el precio a pagar por obtener un buen descuento pero son detalles que no molan, sobre todo lo de las copas.

  • tarta de cítricos

    tarta de cítricos

  • cochinillo asado

    cochinillo asado

  • merluza sobre crema de calabaza

    merluza sobre crema de calabaza

Recomendado por 2 usuarios

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar