Restaurante Mesón Martín

Datos de Mesón Martín
Precio Medio:
36 €
Valoración Media:
5.5 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
4.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Zaragoza
Localidad: Zaragoza
Dirección: María Guerrero 26
Código postal: 50009
Tipo de cocina: De mercado, Tradicional
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 36,50 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


1 Opiniones de Mesón Martín

Segunda visita a este bullicioso local donde comer platos tradicionales, en un ambiente festivo y distendido. Todas (o muchas) las mesas parecen conocer a los camareros y dueño/encargado, lo que habla de una fidelización de la clientela, abundando los grupos, el trato es cercano, como digo en el título, casi familiar, aunque correcto en todo momento, desbordan entusiasmo. Local ligeramente incómodo, por ser un bar en el que se han habilitado una serie de mesas, debido al éxito de su cocina, y que creo viene de cierto tiempo atrás. Dos turnos, a las 21:00 y a las 23:00, la primera vez que intenté ir, traté de reservar dos veces con una semana de antelación y me fue imposible, esta vez, en plena Semana Santa, lo pude hace en el día, por supuesto se acabaron llenando ambos turnos. Su ubicación no es excesivamente buena, descentrada, quizás sólo a mano desde sitios muy puntuales (Romareda, Tráfico, Hospital Clínico, etc.) Ambientación torera.

Servcicio del vino, casi diría que más que correcta para lo que se suele dar en este tipo de sitios y restauración, selección aceptable a precios razonables (3-4 € de sobreprecio, con algunas gangas que no tardaré en dar cuenta, porque desde luego pienso volver), bien de copería (de nuevo relativizando), cuentan con armario climatizado (de hecho, dos), como fallo, decantan/jarrean sin que se solicite. Se agradece el esfuerzo, y valoro como tal.

Carta tradicional, parecían platos típicos el tomate de la huerta (unos 4-5 €), con una pinta excepcional, y lo chipirones de Soria (unos 8-9€), la carta está salpicada de chistes personales. Otro plato típico, por el que sí nos decantamos, fueron los huevos rotos con foie (12€), o mejor dicho, cubiertos de virutas foie (buen foie para el que se utiliza en estas elaboraciones), ya que éste no dejaba ver los huevos ni las patatas, y que sirven de forma curiosa, rompiendo ellos mismos de forma airada, y dándole un punto de pimienta negra con un molinilo de más de un metro de largo, bastante bien en general, y de hecho muy bien para los que se suelen servir por ahí. Seguimos con media docena de gambas blancas de Huelva (9€), buen material, y unos croquetones caseros (también muy típicos, a 1,80 € la unidad), probamos las 3 que tienen, la de carne, sabrosa, la de marisco, buena, y la de boletus, la mejor, todas generosas en material de relleno, y de textura cremosa, excelentes en conjunto. Terminamos con una ración de Rabo de Toro con verduras (ya me empeazba a cansar de comérmelo al vino tinto), que por 16,8 €, es claramente a compartir, servidas en cazuela al centro, rico. Básicamente las comidas se centran en platos a compartir, y como mucho, finalizar con algún principal del mismo corte (chuletón a la piedra, principalmente), creo que hay un par de pescados en carta.

Total, con pan, agua, cafés, IVAS (ya indicados en carta y en los precios que pongo con anterioridad), una copa de cerveza y un postre (un sorbete, normal) 52,1€ de comer 2 personas, más 21€ de una botella de Marqués de Vargas Reserva, total 73,10 €. Más que razonable, para lo que cenamos y bebimos. Invitación de chupito de crema de orujo (con botella en mesa) para mi mujer, y en mi caso, de una copa de Pacharán con hielo (Baines, también dejándola en la mesa).

Recomendable (o incluso muy), si se espera un ambiente distendido (excelente para grupos), a nosotros nos tocó al lado una mesa que celebrarba un cumpleaños de unos habituales (de parejas, por lo que fue bastante tranquilo), pero que se culminó con un cumplaeños feliz, antado por todo el bar, prácticamente, para compensar "las molestias" (que no fue ninguna, por otro lado), el propio camarero nos sirvió sendas copas de la botella magnum de Champagne Mumm, con la que habían invitado a los celebrantes.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar