Restaurante Samarkanda en Madrid
  

Restaurante Samarkanda

3
Datos de Samarkanda
Precio Medio:
52 €
Valoración Media:
7.3 10
Servicio del vino:
6.0 10
Comida:
7.5 10
Entorno:
9.0 10
Calidad-precio:
5.7 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Centro
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Mediterránea
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 43,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante Samarkanda Atacando el soufflé

3 Opiniones de Samarkanda

Fui a cenar con mi novia y la verdad es que me encantó. El local se fusiona a la perfección con los jardines tropicales del entorno, todo con ese estilo colonial que a mi, personalmente, me encanta.

El servicio muy agradable y atentísimo desde que entramos hasta que nos fuimos del restaurante.

Nuestro menú fue:

- Tomate samarkanda relleno de mousse de ventresca de bonito sobre salsa de gazpacho (muy bueno)
- Ensalada samarkanda (mediocre)

- Lubina salvaje, asada con pisto de berenjenas, calabacín y tomate, con salsa de aceitunas negras. (correcto)

- Espuma de yogur griego con dados de fruta tropical y crocantes de almendra (muy bueno)

El precio me pareció adecuado.

Restaurante con un encudre al menos peculiar, se encuentra dentro de la estación de Atocha y la verdad es que tiene una decoración muy interesante que no te deja indiferente, a mi me gusta bastante.
Mi última visita para dos personas tomamos
- Crujientes de Langostino (Bien)
- Tomate Samarkanda (Correcto)
- Entrecotte de Cebón (Correcto) (dos unidades)
- Espuma de Yogur Griego (Muy bien) (dos unidades)
- Muga Reserva (Bien)

El servicio es bueno y el lugar es bastante agradable para poder cenar.

Es un clásico muy conocido en Madrid. Lleva funcionando desde el 94 y desde el 99 está Jesús Barbolla como jefe de cocina. Está dentro de la estación de Atocha, junto al jardín botánico y tiene espacio para fumadores y terraza desde la que se ven las plantas. Al tener una capacidad grande, la mayoría de los platos no se realizan al momento, aunque la calidad no es mala. Nosotros estuvimos un sábado y el local estaba muy ambientado. A pesar de todo no hubo muchos retrasos en la llegada de los platos. Nos trajeron unos aperitivos y después los entrantes. El bisquet de marisco con mascarpone tenía bastante sabor, aunque yo le cambiaría el nombre a crema de cangrejo. Los huevos escalfados con fetuchini y gratinados con parmesano tenían un sabor muy casero y la ración era generosa. En los segundos, la presa de ibérico con Hongos y cebollitas estaba rica, aunque resultó mejor el tournedó de solomillo con Salsa de Setas. La carne estaba muy jugosa. A los postres, un soufflé caliente de chocolate, también muy casero y contundente, y un tiramisú con crema de café que estaba realmente bueno. La carta de vinos tiene representación de varias denominaciones de origen a precios razonables. Tomamos un Vega Guijoso, crianza 2006, que se llevó muy bien con las carnes. Aunque no se trate de un restaurante de altura no es mala opción para alguna cena o comida madrileña con amigos o en pareja. Tiene la gracia de las vistas al jardín, aunque la decoración estilo colonial se ha quedado -tal vez- un poco vetusta.

  • Atacando el soufflé

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar