Restaurante Hostal Restaurante Casa Mati en Fermoselle
Restaurante Hostal Restaurante Casa Mati
País:
España
Provincia:
Localidad:
Cód. Postal:
Tipo de cocina:
Añadir vino por copa
Precio desde:
20,00 €
(precio más bajo introducido por un usuario)
Nota de cata PRECIO MEDIO:
20 €
Nota de cata VALORACIÓN MEDIA:
7.8
Servicio del vino SERVICIO DEL VINO
5.0
Comida COMIDA
10.0
Precio medio entorno ENTORNO
7.0
RCP CALIDAD-PRECIO
8.5
Opiniones de Hostal Restaurante Casa Mati
OPINIONES
1

Fermoselle (literalmente, hermosa ella) es una preciosa y pintoresca villa de la comarca de Sayago y enclavada en el corazón del parque internacional Arribes del Duero que ha sido milagrosamente preservada a través de las épocas. Muy cerquita de la plaza Mayor se encuentra este entrañable hostal-restaurante regentado por Matilde Serrano y su familia que funciona desde el año 92.

Mati es una cocinera “de pueblo” en el sentido más honroso del término, aquel que suena a autenticidad, sabiduría heredada y habilidades innatas. Ejerce por auténtica vocación, y con un entusiasmo casi desmedido por la excelencia de los productos de su tierra. Su cocina “casera, sin trampa ni cartón” tiene una honda raíz, es popular y sencilla, rotunda y sabrosa. Sus platos son elaborados con unos ingredientes seleccionados con mimo (las almendras, las peras y manzanas, las legumbres y hortalizas, el laurel e incluso las olivas del aceite proceden de su propia huerta) y que se cuecen en sus fogones con la lentitud que reclama la cocina hecha en las ollas de barro tradicionales de Pereruela. Tiene los conceptos claros y oficia con la tranquilidad de quien ha hecho el guiso desde siempre, aportándole un gran cariño que traslada al comensal con ese trato campechano y afable de las personas seguras de lo que hacen y viven disfrutando con su trabajo.

El restaurante de Mati es fiel a su concepto de “casa de comidas”, acogedor y entrañable, no muy grande, con las mesas no muy separadas. Mantel, entorno y vajilla obviamente no están a la altura de los criterios impuestos por las “etoile“ Michelín ni falta que hace, le restarían frescura al trato FAMILIAR (con mayúsculas) que se procura, y a un servicio (rápido y correcto) que se presenta en generosas fuentes y peroles, invitando a compartir y repetir.

Para el puente de diciembre el menú estaba previamente concertado a base de patatas con pulpo (deliciosas, con una textura que se deshacía en boca), cordero con almendras con ensalada (una receta rescatada del olvido cuyo secreto aromático reside en el laurel levemente tostado, perfecto punto de cocción) y postres de la casa (tarta de bizcocho con manzanas y peras, crema de almendras y natillas), todo regado con unas cuantas botellas de “Pirita 2007”, un estupendo tinto de uva autóctona Juan García elaborado por la bodega local ALMA ROJA cuya enóloga Charlotte Allen tuvo a bien acompañarnos en la hora de la sobremesa (cafés, aguardientes y licores por cuenta de la casa).

Os lo recomiendo y me lo recomiendo encarecidamente. No me dejaron pagar, y desconozco cuanto a subió la cuenta por causa del vino. El precio indicado corresponde a lo previamente concertado por persona (sin vino)

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar