Para quien le guste este tipo de cocina.

Restaurante de cocina Vasco-Francesa, local pequeño y acogedor.
Tomamos unas entradas de Carpaccio de bacalao y ensalada templada de perdiz, correctos, un confit de pato con distintas guarniciones y salsas y una lubina salvaje con su piel crujiente con diferentes guarniciones y salsas, de postre un sorbete de limón con cava, al que pedimos que si no estaban preparados (muy habitual) nos los prepararan con ron añejo, sorpresa, al sorbete de limón que si llevaba cava le añadieron el ron.
La carta de vinos nos llego por hojas sueltas, ya que nos comento que la estaba preparando, en estas hojas pocas referencias a vinos franceses, y elegimos un Les Terrases, que no tenían y nos ofrecieron un Llicorella 2004 (34€), decantado y en copas correctas, la carta de vinos blancos es un poco caótica y difícil de entender, con pocas referencias atractivas.
El servicio, al menos es día, el dueño, sumiller, maître y un camarero, tardanza en los platos y el camarero aunque agradable, inexperto.
Al que le guste este tipo de cocina, con salsas en todos los platos, es un lugar aconsejable, al que les guste menos las salsas es menos recomendable.
Aunque invitado, vi la nota.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar