Restaurante Bodega sepulveda

4
Datos de Bodega sepulveda
Precio Medio:
35 €
Valoración Media:
4.7 10
Servicio del vino:
4.0 10
Comida:
5.5 10
Entorno:
4.8 10
Calidad-precio:
4.3 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Eixample
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 32,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: domingos

Teléfono


4 Opiniones de Bodega sepulveda

Croquetas, foie micuit, almejas con jamón ibérico y piñones en salsa verde, surtido de queso, postre y cerveza Inedit.

Todo fue correcto como digo y bueno -por eso el título del comentario-. Destacaría la tranquilidad del restaurante (fuimos a las 23.15), el tamaño y sabor de las almejas (incluso cuando son tan buenas, el jamón y los piñones sobran). Los quesos, de los cuales no nos especificaron qué eran cada uno, destacaba el brie de meau y los otros cremosos tipo st. marcelin o st. felicien. Los curados a pesar de su buena temperatura y sudar, estaban secos.

Esperaba más, y con mayor motivo por el precio pagado.

Esta bodega ha llegado al punto aquel de morir de exito. Martes noche, a reventar. comensales puestos en calzador en un sitio minúsculo. Despiste general del servicio y cocina.

Llegamos tempranito, a las 9. Veinte minutos para tomar nota. Aparte de la carta nos dice que hay sardinitas. Pedimos para beber un Abadal picapoll, que no estaba frío.
Veinte minutos mas para llevarnos 2 croquetas de "rustit" y 2 croquetas de roquefort. Al rato, nos dijeron que las sardinitas se habian agotado. Pedimos una ensalada de patatas (kartoffel), al rato nos dicen que no hay. Bueno, pues traiga ensaladilla rusa, no hay. Al final nos trajo un atún desmigado picante, regular. Ya estabamos de los nervios.

Para finalizar, una tortilla de bacalao normalita, pulpo a la gallega (solo dos cachelos) y costillitas de conejo confitadas. Habiamos pedido pan, que lo trajeron cuando ya no quedaba nada en el plato...

Postre del Escribá : muosse de coco y de tres chocolates. Nada del otro mundo.

Cafes y a la calle...que ya estaban esperando nuestra mesa.

Cuando vas de picoteo, esperas un servicio rápido y agil. Estuvimos dos horas.

Local algo viejuno y aprovechando todos los rincones. Mesas excesivamente juntas, para entrar en la mía me las he visto y deseado. Vajilla sencillita y cristaleria justita. Servicio familiar y despistado. Siendo un martes en la noche, estaba a tope y doblando mesas. Precios ajustados.
De entrada tomamos unas croquetas de "carn d´olla" (excelsas) y otras de "ceps" con poco sabor. Para acompañarlas tomamos un vermut negro, Yzaguirre. Muy bueno.
Seguimos con boquerones fritos, kartoffel (ensalada de patatas), bonito con pimientos piquillo, para acabar con unos choricitos picantes del Bierzo (excesivamente secos) y una torilla de bacalao al ajoarriero (jugosita y muy buena)

No tomamos postre. Bebimos un Abadal Picapoll, a 14,00 €.

Restaurante-tasca de los de toda la vida, pero de los que con los años no ha perdido calidad. Cocina de mercado, buena materia prima y bien elaborada. Se come muy bien, eso si el local necesita una actualización, a mi parecer es una magnifica opción. Buena relación calidad- precio. Lo recomiendo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar