Restaurante Restaurant AXOL en Cabrils

Restaurante Restaurant AXOL

6
Datos de Restaurant AXOL
Precio Medio:
39 €
Valoración Media:
7.8 10
Servicio del vino:
7.8 10
Comida:
8.0 10
Entorno:
8.2 10
Calidad-precio:
7.3 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 27,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingo noche y Lunes

Teléfono


6 Opiniones de Restaurant AXOL

Un buen restaurante donde disfrutamos con mi familia, era un regalo de cumpleaños que mi hija me dió y realmente disfrutamos. El lugar muy bonito, un poco difícil de encontrar en unas calles de Cabrils muy poco cuidadas. Pero el restaurante con muy buena ambientación creando una atmosfera grata y relajada. El servicio correcto. La comida muy bien preparada y bien escogida, quizás con demasiadas variaciones en cada plato o en cada "trampe oeil", pero en general muy bueno. Hay 3 menus diferentes y nosotros cogimos el de 30 con vino. En general disfrutamos, es recomendable y repetiremos. La presentación está muy cuidada y a veces sorprende. Mucha imaginación. En nuestro caso el menú constaba de unos aperitivos: Un mini babybel, un bonbón de fruta de la pasión y menta y un bonbón de musclos y olivas, todo ello muy bien presentado. Destacaron el bonbón de fruta pasión. Después un vidrio de aceite de pasión, muy rico, un nignyo yaki de morteruelo, que no me dijo nada y un pa de pessic de noissette. Los platos Un Verat fumat amb nou de mar vegetal y cogombre, delicioso, Un suquet de peix amb els seus nyoquis i escopinyes, muy sabroso y un Xai al perfum Turc amb iogurt, cardamon, comí, cacahuet y menta. Todo ello lo combinamos con dos blancos uno del valle de Sadacia, en Rioja Libalis, muy afrutado y un buen vino del Empordá MO, seco y rico. Para postres una torradeta de Santa Teresa muy rica. La carta de vinos es correcta y los aconsejados para madirar buenos. Buena experiencia. 

  • Xai a la turca

  • Mas aperitivos

  • Aperitivos

Aprovechando que hacíamos una visita a la zona, buscamos un restaurante por la misma para reservar. Y encontramos éste con buenas críticas, por lo que la hacemos a través de su página web.
La ubicación del restaurante en una urbanización de la montaña de Cabrils hace que tengas la sensación de estar perdido, pero por suerte, entre el GPS y las señalizaciones, se llega sin problemas al mismo. Luego ves que es un chalet convertido en restaurante.
A lo que vamos. Nos ubican en nuestra mesa, grande, bien vestida y con una separación correcta. La sala es pequeña pero da para cinco mesas si no recuerdo mal. Las copas para el vino son sencillas, aunque vemos que tienen diferentes tipos. Cubiertos correctos y vajilla moderna. La cocina es vista aquí que de una forma no directa.
Disponen de varios menús entre semana pero nosotros nos decidimos por la carta. No es extensa, la verdad. Incluso he echado de menos la presencia de platos de pescado como principal. Me ha parecido ver alguno acompañando a un arroz y el marmitako de atún que he pedido yo (además este era una sugerencia fuera de carta). Aspecto a mejorar.
La carta de vinos tampoco es extensa pero hay buena variedad por lo que puedes encontrar algo que encaje. Curioso que los tintos los diferencien entre afrutados, medio cuerpo y corpulentos (es bueno hacerla entendible si no tienes nociones). Los precios, lo habitual, más margen que rotación.
Con estos calores hemos optado por un Gran Caus Rosado 2011, un vino elegante, frutal y mineral. Muy bueno. También agua (la peque de momento, sólo se moja los labios con el vino, je, je).
Nos traen varios aperitivos.
Empezamos por unos cacahuetes con sabor (recubiertos de especias), cornete de queso Camembert con avellanas y tartufo (rico) y olivas arbequinas (la peque arrasó con ellas).
Después pimientos de piquillo (buenos), croquetas de sobrasada (con poco gusto) y patatas bravas (ricas).
Y para acabar, una cazuelita de lentejas no chistorra y col. Nos ha causado gran sorpresa el aperitivo pero la verdad es que estaban muy buenas.
Ya teníamos la base y ahora tocaban los platos principales. En mi caso eran un cremoso de setas con foie y huevo pochado que me ha encantado. Muy buena textura y combinación de sabores. Mi mujer se decanta por una terrina de foie con helado de pera y cebolla caramelizada. Un acierto también por lo que me comenta. La peque se decide por unos clásicos macarrones con tomate (un detalle que sea natural) y queso, de los que ha dado buena cuenta.
Pasamos a los segundos. Como he dicho antes, al ver en las sugerencias del chef el marmitako de atún, me he tirado a por él, ya que es un plato que me gusta y no solemos disfrutar a menudo del mismo. Y aunque me ha gustado, no ha podido superar al primero, éste ha sido algo más justo en sabor. Una adaptación personal del chef, donde la patata viene con piel. En cambio, mi mujer ha podido disfrutar de una carrillera de ternera con salsa de foie excelente, sabrosa y rica en matices.
Los postres los hemos compartido. Han consistido en un tatin de manzana acompañado de galleta y helado de vainilla; un helado de rosa, melocotón de viña, bizcocho, vainilla...(no recuerdo más) y un bizcocho con chocolate, avellanas y un toque como de naranja amarga, que han colmado el poco apetito que quedaba de una forma exagerada.
Para terminar, cafés y por gentileza de la casa, un mini sorbete de limón y lima presentado en forma de espuma.
Al final de la comida han obsequiado a mi mujer con una rosa, presentada en un jarrón, al que al dejarlo en la mesa, le añaden agua caliente para que libere los aromas de rosa que contiene (no se cómo lo hacen exactamente).
Indicar que en la sala, una sola persona se encarga de llevarla, con diligencia y profesionalidad. Tiempos de servicio y atención muy correctos.
Una comida placentera.
En el coste sólo he calculado el de los dos adultos para que sea más cercano al coste real por persona.

El restaurante es agradable, la comida muy bien preparada el arroz de cigalas con setas esta buenisimo.Con buen tiempo se puede comer fuera en la terraza, hay 3 menus diferentes para distintas ocasiones menu diario, 18 € menu medio 27 € con vino y el menu para ocasiones especiales 41 € pero vale la pena.
Los hemos probado todos y repetiremos.

Pues sí, un descubrimiento porque no es fácil llegar hasta el restaurante. Pero después constituyó una agradable sorpresa. Visita ayer noche 03/08/10. La carta, correcta. Un menú degustación atractivo por 55€; pero nos decantamos por otro menú de 26€, algo más corto, por supuesto, pero espectacular en relación calidad-precio. Muy difícil encontrar algo así por ese precio en Catalunya. Después de unos snacks bien encontrados, pasamos a un falso tomate de fresas con anchoas y sorbete de módena, cuyo acierto no era sólo visual. Un arroz caldoso con merluza siguió a este plato. Y después, una cola de buey con foie y parmentier. Un excelente postre de diferentes texturas de cítricos y sopa de chufa. El vino, Rioja Hacienda M? 2007,incluido y bien servido.
Muy recomendable, sobre todo si mantienen este menú tanto en comidas como en las cenas.

Volveria a recomendar este nuevo restaurante ya que creo que dara mucho que hablar, gracias a su buen hacer y la calidad en sus platos. Encantados de poseer un restaurante de estas caracteristicas en esta zona tan rica en cuanto a cultura gastronomica se refiere. Gracias

El Restaurante está ubicado en un precioso chalet y la zona es un remanso de tranquilida.
La Bodega es correcta, llena de referencias clásicas.
Por lo que respecta a la comida, debo avanzar que estoy un poco harto de que bajo el manto de la cocina moderna de autor se escondan los mismos sabores, las mismas espumas...en fin la misma tontería.
Cuando deben estar explicándote contínuamente lo que comes ya que eres incapaz de descubrirlo...no es este el camino.
Por el precio que te cobran conozco un sinfín de restaurantes donde salir mucho más satisfecho del desembolso.
Lo siento, nadie de los que compartimos mesa pensamos repetir.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar