Tranquilo y acogedor

La isla ofrece pocas alternativas gastronomitas, los locales están enfocados a un turismo muy concreto con el que sobrevivir, y no arriesgan.

Este pequeño restaurante de tres mesas en la terraza y otras tantas en el interior se sale un poco de ese criterio.

Mesas amplias y separadas, con mantel y servilletas de hilo (rara avis en la isla fuera de los hoteles 5* y aún asi).

Comida casera, sin pretensiones pero realizadas con gusto y cuidado. Generosas raciones, buenas las costillas, el carpaccio de bacalao, los langostinos a la gabardina, muy ricos los pimientos rellenos.

Buenos postres caseros.

Carta de vinos testimonial, sin apenas referencias.

El matrimonio Javier y Lissette son muy amables y atentos, eso si, si tienen el restaurante lleno son ellos dos solos, así que paciencia.

  • Mejor preguntar una vez en la zona

    Mejor preguntar una vez en la zona

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar