Restaurante sorprendente

La entrada tiene el aspecto de bar cutre, pero una vez dentro todo cambia. El local es moderno y no muy grande, limpio y pintado con estucado veneciano. La separación entre mesas es pequeña, por lo que al ser un local al que va a comer mucha gente de oficinas de la zona, lo convierte en un local bullicioso. Tiene un menú de mediodía por 10 € que tiene pinta de estar muy bien.
Nosotros comimos lo siguiente: de entrada jamón ibérico con pa amb tomaquet, mejillones al vapor y chipirones rebozados. Todo estaba bien. Luego hemos pedido un arroz caldoso de bogavante. El arroz estaba muy bueno, aunque tal vez un poco escasa la ración de arroz, no así la de bogavante, dos bogavantes (previamente presentados) para cuatro personas.
La carta de vinos es corta, aunque no puedo valorar demasiado ya que hemos bebido cerveza.
Dos postres para compartir, sin cafés y chupito de regalo.
El servicio es atento y amable.
En total 135 €
Un buen restaurante, seguramente desconocido para la gente que vive en la zona por culpa o gracias a su entrada, pero que a la hora de la comida estaba lleno.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar