Marisco frente al mar

Cascais es uno de los centros turísticos de la costa de Lisboa, a unos 25 km. de la capital, frente a una preciosa bahía. A las afueras, junto a uno de los acantilados que delimitan una zona residencial nos encontramos con este clásico restaurante, con enorme terraza frenta al mar y donde lo más típico y recomendable, es el pescado y el marisco.
Al menos del que nos comimos nosotros, (mariscada especial, con almejas, percebes, gambas y bogavante, mucho bogavante, fresco y bien pre-cortado), se puede asegurar su calidad.
Unas ensaladas clásicas y completas y una degustación de queso de oveja de la zona, con unas cervecitas, como entrantes y un blanco Herdade dos Machados de la D.O. Alentejo de la variedad Antao Vaz, cítrico y afrutado, del que cayeron dos botellas para cuatro, hicieron el resto.
El entorno geográfico precioso, el del restaurante altamente mejorable, mesas muy juntas, (te fumas el cigarro del vecino quieras o no quieras), cristalería y vajilla de batalla, aunque te facilitan herramientas suficientes para acabar con los bichos del mar.
El servicio, no obstante, fué bueno, rápido y amable y la materia prima, que era lo que se esperaba, de primera calidad a un precio razonable, no llegó a 60,- € por comensal, aunque le faltó muy poco.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar