Pese a su fama y lo pintoresco que es el restaurante, la comida y el servicio ofrecido (por los cocineros) es nefasto, deja mucho que desear. Yo estuve, con un grupo de gente. Ya teníamos reservada la mesa y la comida, pero aún así los entrantes fueron insuficientes y la sepia salada y cruda. El cocinero o responsable del local, en lugar de pedir disculpas se embraveció y no quiso admitir su error. Mi recomendación NO COMAS

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar