Muy bueno

Es un bar con un sencillo comedor en la primera planta. Excelentes vistas y trato familiar.
Las camareras (de gafas en la barra y la morena de arriba) son amables, simpáticas y profesionales.
Recomiendo el caldo gallego, las albóndigas caseras (muy muy buenas, sobre todo para los niños) y el pulpo con cachelos. Buenos vinos de la tierra y de postre el queso de tetilla con membrillo es de un contraste extraordinariamente exquisito.
Calidad precio es muy recomendable.

[email protected]

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar