Inmenso futuro

La revisión del menú degustación que ha dado a Rodrigo de la Calle su merecida estrella Michelin no se sirve en julio y agosto, por lo que el descenso al salón principal (en donde se sirve el menú degustación) tendrá que esperar para después del verano. Hasta entonces, las primeras sensaciones del pequeño y moderno restaurante han sido muy positivas.

El trato recibido por el personal es directo y sencillo, perfecto para el servicio ofrecido en la un tanto ruidosa primera planta, desde donde se puede observar el bullicio de todo el equipo de cocina, que tanto promete.

La carta de vinos es escasa pero los precios me parecen correctos, con interesantes y no muy habituales propuestas, tiramos de Garnacha de NAVAHERREROS.

Los aperitivos deliciosos: salmorejo, las bolas de foie y otra de alga.

De los entrantes, todos productos de la huerta, destacan la “sopa de parmesano con cuscús de brócoli” y el increíble “liquen de espuma caliente con hongos y algas”, este ultimo de DIEZ. El resto de los entrantes todos con matices increibles.

Como plato principal un sobresaliente arroz de verduras, la concentración del sabor es increíble y mereció la pena su espera (nos acortaron la misma con unos deliciosos pimientitos verdes fritos, espectaculares).

Muy buenas sensaciones, con repetición obligatoria.

Los "inmensos" tomates que nos dieron..., buenisimos y en mi nevera.

Recomendado por 2 usuarios

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar