Restaurante Sant Marti Torrija y tiramisú

Restaurante Sant Marti

3
Datos de Sant Marti
Precio Medio:
26 €
Valoración Media:
7.4 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
7.5 10
Entorno:
7.5 10
Calidad-precio:
7.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 13,75 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Cierra los lunes y los domingos y festivos por la noche

Teléfono

Sant Marti Torrija y tiramisú Sant Marti en Barcelona Surtido de quesos Restaurante en Barcelona Taco mexicano de ternera adobada y buñuelos de berenjena Restaurante Sant Marti Croquetas, bombas de la Barceloneta y pan de coca Sant Marti Sant Martí Sant Marti en Barcelona Sant Martí Restaurante en Barcelona Sant Martí Restaurante Sant Marti Sant Martí Sant Marti Sant Martí

3 Opiniones de Sant Marti

Rozando la Navidad mi novia y yo nos dirigimos a cenar a este Restaurante cuyo nombre hace referencia al barrio en el que está situado, que también es donde vivo. Como anécdota torpe, comentar que me equivoqué y entré en el vecino Ramblero donde obviamente no encontraron mi nombre en las reservas... tras la disculpa de rigor (por cierto con ganas de comer también allí pues el local tiene muy buena pinta) llegamos al Sant Martí, distante sólo unos 30 metros.

Mesa para dos (justo al día siguiente cumplíamos un año juntos...) y ya teníamos una idea bastante clara que queríamos una cena informal a base de sus tapas (que son de mucha calidad). Como punto positivo hacer notar que tiene una fantástica web en la que constan los precios de prácticamente todo lo que ofrecen (platos salados, postres y vinos) con el IVA incluído, comme il faut que hace que la cuenta final no sea una sorpresa. Para empezar tomamos:

- Surtido de croquetas caseras (7,50 eur), 6 en total de 3 clases: jamón, gorgonzola y foie y otra que no recuerdo. Muy buenas aunque algo pequeñas para el precio

- Bombas de la Barceloneta: de patata por supuesto con un picante suave. 2 por 6 eur, comentar que también muy ricas pero el tamaño reducido.

- Pan de coca con tomate (2.90 eur). Aquí sí que la ración era correcta. Crujiente, buenísimo y en su punto de aceite.

De vino escogimos un blanco: Luna creciente Albariño (15.20 eur) servido en cubitera que acompañó bien la velada. La carta es extensa aunque quizá centrada en unas cuantas DO's. Copas correctas y servicio en general (no sólo del vino) muy amable. Comentar que nos sirvieron un pequeño aperitivo de cortesía. Una agua de 0,5 L (2.50 eur) completó la parte líquida del menú.

- Buñuelos de berenjena (5,90 eur) con su crujiente de sésamo y miel de caña. De las mejores tapas, buena cantidad, sabrosísimos, servidos sobre una fina lámina de la hortaliza con semillas de sésamo y la miel en vinagreta. Llenaban bastante. 

- Tacos Mexicanos de ternera adobada (2 por 8 eur). Con cilantro, lima, menta y cebolla roja encurtida... muy buena elaboración, se nota la calidad de su cocina, que sin ser platos de autor sí que hay nivel. Aquí la ración también se me antojó corta...

- Surtido de quesos (9.50 eur) como final de la parte salada: El prado de Llera, San Simón da Costa, Comté y cabra de la Garrotxa. Me gustaron más los dos últimos. Correcta presentación con tostaditas, membrillo, nueces y fresitas. Como único "fallo", decir que la tabla sobre la que estaban era algo pequeña y desmerecía un poco ya que estaba todo muy apretado. Por supuesto que hubierámos tomado más...

Compartimos dos postres (5.50 eur el precio de cada uno): Tiramisú de elegante presentación servido sobre el plato (ver foto) que estaba acompañado de un buen helado (textura de notable) de café y torrija con helado de vainilla, que me gustó quizá menos (cantidad algó escasa) pero elaboración fantástica también. Buenos postres sin duda.

En resumen, una de nuestras mejores comidas del año. El precio es muy correcto y decir que por unos 35 eur por cabeza te quedas muy bien. El espacio es lo suficientemente amplio y bastante acogedor. Para ir de vez en cuando y más teniéndolo al lado de casa. 

Este restaurante está situado en un barrio (Sant Martí de Provençals) no céntrico de Barcelona (a casi 5 kms de Pl. Catalunya), donde los precios de la vivienda son más asequibles y se disfruta de más tranquilidad sin que la seguridad se vea alterada... un barrio obrero, que se decía. El único "pero" sería que no tiene encanto y que los locales interesantes escasean, por lo que respecto al que nos incumbe hablamos casi de un oasis.

El espacio es amplio y decorado de una forma cálida y alegre, y a la hora de comer tiene el atractivo de que da bastante el sol a través de las ventanas de la parte de atrás, sobretodo en invierno. Como curiosidad, una pantalla plana muestra (entiendo) la cocina del local en directo.

Tiene un menú de mediodía de 12,50 todo incluido pudiendo tomar café en lugar de postre. A la carta muestra opciones de tapas interesantes, casi de autor, y los precios se mueven entorno a los 30 euros o algo más con vino. De primero tomé berenjena rellena de verduras y carne. Buena ración y bastante rica. La vajilla es más que aceptable y te ponen un buen panecillo sobre el platillo correspondiente. Otras opciones eran pasta con setas y ensalada.

En lo que respecta a la bebida, pedí vino blanco, servido en una copa grande aunque de vidrio algo grueso. Te dejan la botella encima de la mesa y todo. Es un vino sencillito, DO Catalunya que entiendo que no llegará a 2 euros en tienda, pero que es más que correcto para el menú.

De segundo: calamares a la plancha con setas servidos sobre una "cama" circular de arroz tipo rissotto en el que estaban los hongos. Muy bueno y muy currado, los calamares muy ricos (quizá algo aceitosos)y el arroz bien cocido y sabroso con sus "bolets". Cantidad suficiente. Los otros platos eran salchichas con puré y bistec con patatas.

De postre, quizá lo más flojo, un mousse de frutos rojos con frutos por encima tipo moras. Bien la cobertura pero la mousse en sí para mi gusto poco fría y la textura algo blanda, además de que el color era demasiado marcado. Se podían escoger mandarinas y yogurt con coulís.

Acabé con un café solo (1,25 eur, no se pasaron) bastante digno.

En resumen, un buen y bonito local en el que por 2/3 euros más que los precios de la zona tienes un menú que sobresale. Buena opción para cenar.

Probado junto con la familia, en total 9 adultos y 5 niños, ya había probado el comedor y en esta ocasión nos hemos decidido por su terraza, que ya llegan los calores.

Iniciamos con un pica pica, desde un clásico calamares frescos fritos, pasando por un salteado de alcachofas, setas y crujiente de serrano, unos buñuelos de bacalao, pulpo de camariñas con puré parmentier….

Los segundos realmente fantásticos, yo he pedido un rodaballo a la plancha, pero también ha triunfado la hamburguesa con foie, el bacalao y el magret de pato…..

Todo ello regado con tres más que buenos vinos, como son “Torre la Moreira 2008”, “Enrique Mendoza Merlot 2005” y “Juan Gil 12 Meses 2005”.

Los postres en este caso no los hemos podido probar, pero como era el cumpleaños de mi madre nos han preparado una tarta con fresas, nata y mantequilla que estaba fabulosa.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar