Restaurante Vademecum (CERRADO) en Murcia
Restaurante Vademecum (CERRADO)
País:
España
Provincia:
Localidad:
Cód. Postal:
Tipo de cocina:

Añadir vino por copa

Precio desde:
32,00 €
(precio más bajo introducido por un usuario)
Nota de cata PRECIO MEDIO:
47 €
Nota de cata VALORACIÓN MEDIA:
7.7
Servicio del vino SERVICIO DEL VINO
7.1
Comida COMIDA
8.6
Precio medio entorno ENTORNO
7.3
RCP CALIDAD-PRECIO
7.9
Opiniones de Vademecum (CERRADO)
OPINIONES
14

Viaje relampago en esta ocasión que solo nos dio tiempo a poder disfrutar nuevamente de este fantástico restaurante, y aunque lo tengo muy trillado en cuanto a valoraciones, no quiero dejar escapar la oportunidad de hacerlo nuevamente.

La única diferencia encontrada radica en el tema de la bodega, habiendose tenido que adaptar a las circunstancias actuales, con la consecuente eliminación de referencias y añadas. Lo que no acabo de comprender es que solo dispusieran de un vino por copas, concretamente de Jumilla. Actualmente la mayoria de restaurantes disponen de mayor gama.

Como tengo referenciados con detalle la mayoria de platos degustados, solo hare referencia a los mismos sin mayor alusión. Solo matizo que al igual que en visitas anteriores, buenas materias primas y magnífico trato de las mismas.

Pulpo al horno con crema chantilly y reducción de verduras (16,20 euros), Foie mi-cuit de pato y peras (15,12 euros), Ensalada Vade (12,96 euros), Vieiras y Langostinos con crema de azafrán (17,28 euros). Copa de vino (2,70 euros), resto refrescos y cafés.

El servicio como siempre profesional y atento.

Restaurante con decoracion moderna y agradable. Mesas bien vestidas, algo pequeñas para mi gusto. Carta de vinos corta, en blancos poquisimas referencias. Buen servicio de sala.
En cuanto a la comida, pedimos el menu degustacion, no lo encontre tan satisfactorio como el los comentarios anteriores. Lo mejor sin duda el pulpo, me parece un plato perfecto, el atun bastante bueno. Pero el foie y el solomillo no tenian la calidad que me esperaba en este tipo de restaurante, el foie con poco sabor, la carne tambien falta de sabor y algo dura y eso que la pedimos al punto. Por todo esto, para mi, este menu es caro para el nivel de satisfaccion que nos produjo. El precio del menu es de 42e. Todo esto no quiere decir que el restaurante tenga una mala rcp, solo el menu en mi opinion.
De beber pedimos Fillaboa 09, 20e, bien servido.

  • Atun.

    Atun.

Hacia ya casi un año que no me desplazaba a Murcia y consecuentemente no visitaba éste local, que dicho de paso lo considero de visita obligada para todos los amantes de la buena gastronomía. Como siempre la dueña Isabel un encanto, compartiendo charla agradable con nosotros y analizando la más que delicada situación que atraviesan los restauradores en la coyuntura actual, aunque afortunadamente tiene tirón por su fantásticas materias primas y excelente elaboración y trato en fogones.

Tema distinto es el de la bodega, que si bien todavía dispone de una más que aceptable carta, por los comentarios debera ajustar la misma a la demanda actual puesto que los vinos de cierto nivel a pesar de precios bastante contenidos que dispone, tardan bastante en salir y los clientes optan por un cambio de tendencia a buenos vinos pero de precio inferior.

En ésta ocasión eramos cuatro comensales y pedimos el menú degustación que consistio en los siguientes platos:

Los primero un Chupito de salmorejo detalle de la casa.

Foie mi-cuit de pago é interior de naranja confitada con chutney de cítricos y espécias con crujiente de frutos secos.

Ensalada Vade con brotes de mezclum, cecina, dátiles, frutos secos, tomates cherry, parmesano y vinagreta de kiwi.

Pulpo al horno con chantilly y reducción de verduras.

Atún rojo a la plancha con aromas de kumquat y jengibre con muffin de zarangollo.

Solomillo de buey con quenelle de yuca, chirivía y frutos rojos.

Postres Nougat helado con coulis de frutos rojos y cumbre de manzana.

Todos los platos resultaron deliciosos, muy sabrosos, en su punto, con buena textura y excelente presentación.

De bodega pedimos una botella de Mauro 2004, copas adecuadas y como siempre la cubertería, cristaleria y vajilla acorde con el local. Buena separación entre mesas y decoradas de forma elegante...con gusto. Dispone de terraza de verano

El personal que nos atendio muy amable y profesional, con mención aparte y muy especial para Isabel y su marido.

Agradecidos como siempre por el trato y en nuestra próxima visita a Murcia seguro repetiremos.

Elegimos este restaurante para celebrar con una comida, nuestro aniversario de boda y tengo que decir, que estuvo genial.
Tienen 2 menús de degustación, uno a 32 eur y otro a 42 eur (mínimo 2 personas). Elegimos el 2º que estaba compuesto por :
-Xupito de salmorejo (aperitivo de la casa)...lo tomamos con 2 cervezas.
-Ensalada verde de cecina
-Foie mi-cuit relleno de naranja con galletita de frutos secos
-Pulpo sobre crema/chantilly de patatas
-Atún rojo a la plancha con muffin de zarangollo
-Solomillo de buey con puré de boniato rosa y mermelada de frutos rojos
-Nougat helado con coulis de fresa, frambuesa y grosellas
Carta de vinos de precio medio-alto y un poco excasa. Tomamos un semi-crianza de 4 meses en barrica, Finca Resalso 2008 (Emilio Moro), tal vez demasiado normal para este tipo de comida, pero cualquier otro, se disparaba mucho de precio.
Toda la comida con una excelente elaboración y con el punto exacto; bueno, tal vez el foie, un poco dulce. Enhorabuena a la encargada de la cocina, Isabel, para que siga en esta línea. 100% recomendable.

Nos habían hablado muy bien de este restaurante y decidimos ir a probar.
Nada más entrar nos sorprendió la decoración, la inmensa escultura colgada del techo, las sillas, muy amplias y cómodas, la disposición de las mesas y todos los detalles que hacen que sea un lugar muy especial, original y sobre todo hecho con gusto.
En cuanto a la comida pedimos platos al centro: pulpo con base de crema de verduras y chantilly de patatas extraordinario, tarta de bacon y cebolla confitada con brotes de espinaca roja, un foie relleno de naranjas delicioso por el contraste de sabores, un atún rojo en su punto con un flan de calabaza y boniato, lomo de ciervo con un puré de boniato blanco y chirivía sobre una base de remolacha y con una pera confitada, plato espectacular y par terminar, un salmón con una crema suave de escabeche. No podría elegir uno de ellos porque todos nos parecieron estupendos, muy bien elaborados y con una presentación muy cuidada y bonita.
Ya en los postres tomamos una crepe de naranjas y chocolate, un nougat con coulis de kiwis y un crumble de manzana, muy buenos los tres.
La carta de vinos no es muy amplia, pero tienen buenas referencias y a precios más que razonables. Nosotros bebimos un Fixin blanco (21 €) muy bueno.
Terminamos la cena con cafés y petit four.
Nos gustó mucho y a todos los niveles, tanto por la comida, el servicio super amable y agradables, la decoración y el ambiente. Muchas gracias por habernos hecho pasar una velada estupenda.

Restaurante de instalación y equipamiento modernista, pecando posiblemente de exceso en sus tonalidades grisáceas y metálicas (quizá algo de color para romper, ayudaría a darle calidez). Sala amplia y cómoda. Parking propio, en la parte posterior, con unas terrazas integradas en una zona ajardinada, lamentablemente falta de cuidado, la cual deberían de atender, incluso en esta época del año. Sábado a mediodía, solo dos mesas ocupadas.
Al observar la carta podemos ya tener la sensación de que la cocina se basa en productos de temporada. Es limitada, pero suficiente para poder elegir sin ningún tipo de problemática. En inicio, nos ofrecen un salmorejo a las finas hierbas, consistente y muy bien realizado, como atención de la casa. Como primeros pedimos: Foie mi-cuit de pato, interior de naranja confitada, chutney de cítricos y especias, polvo de garbanzos. Agnolotti, masa de pasta fresca (se puede mejorar), en este caso presentados en forma de pequeña empanadilla, con setas y trufas. Como segundos: Carrilleras de ibérico en su jugo con verduras braseadas, algo destemplada la carrillera. Lomo de ciervo marinado, quenelle de boniato blanco y chirivía, frutos rojos y pera confitada, con buen color interior, pero ligeramente marcado en exceso. La carta de vinos, quizá con falta de ser algo más amplia. Como vino tomamos, un Mauro tinto crianza 2005 (Tempranillo – Syrah). En postres: Nougat helado con coulis de kiwi y sésamo negro, muy conseguido. Manzana con costra con helado de vainilla y fondo de frutas verdes, que no entusiasmó especialmente la finalización de “costra”. Ambos servidos en platos acero. Pedimos una copa de acompañamiento a los postres, y únicamente nos pudieron ofrecer moscatel Sol de Alicante, falto de frio. Todos los platos, bien presentados y comentados uno a uno correctamente y detalladamente por Raquel. Cafés y licores. Finalizando la comida, como responsable de los fogones y a la vez dueña, se interesó por nuestra opinión, Isabel. En resumen, buena materia prima, cocina innovadora y bien elaborada. Da la impresión, que quizá las pequeñas apreciaciones en la terminación de algunos platos, no sean en absoluto habituales, tal y como se desarrolló en general la comida. Restaurante y cocina a tener en cuenta en el extrarradio de Murcia.

Viaje relámpago a Ikea-Murcia , visitamos este buen restaurante ( asesorado por los buenos comentarios en Verema ) . Cena de viernes , mesa para cuatro . Decoración moderna , ubicado en las proximidades de la capital . Sala amplia y cómoda , apenas 3 mesas ocupadas . Nos decantamos por el menú degustación .
Empezamos con un buen salmorejo de aperitivo . A continuación : pulpo con crema de verduras y chantilly de patata , foie micuit con galleta de frutos secos , vieira a la crema de azafrán y como cierre magret de pato con pasta . Todo muy bueno . De postre un nougat con base de crema de kiwi , muy sabroso .
Servicio esforzado y atento ( aunque parece que no era la camarera habitual ) .
Buen coperio , en cuestión de vinos , por motivo de cambio de carta , nos obliga a realizar una pequeña cata muy variada : empezamos con un blanco Naia . Finalizamos con Cuvee Anne Laure ( Riesling ) y Pirineos Gewürztraminer .
Acabamos la reposada cena con buenos gintonics . A pesar de quedarnos solos , no nos presionan y aguantamos hasta casi las dos de la mañana .
Cena fantástica .

  • Nougat .

    Nougat .

  • Foie micuit con galleta frutos secos .

    Foie micuit con galleta frutos secos .

  • Pulpo con crema verduras y chantilly de patata .

    Pulpo con crema verduras y chantilly de patata .

Viaje relampago el realizado a primeros de julio a la ciudad de Murcia, no habiendo reservado previamente en ningún restaurante por no saber muy bien si cuadrarian los horarios, aunque habiendo planificado mentalmente la ruta y tiempos para poder acudir nuevamente a este extraordinario local, ya que les habiamos hablado del mismo a nuestros acompañantes (hermano Javi y cuñada Pilar) y estaban deseando conocerlo. El final como no podia ser de otra manera, satisfacción plena de todos los comensales.
No voy a detallar nuevamente los platos del menú degustación puesto que ya lo hice en mi anterior valoración, y exceptuando algún pequeño cambio en entrantes con resultado igualmente de sobresaliente, estan sobradamente indicados en el comentario anterior y los posteriormente realizados por otros comensales y sus valoraciones.
En general toda la comida extraordinaria, maridada con un Marques de Vargas reserva 2002.
Queremos agradecer especialmente a Isabel(dueña del local) quien se encarga personalmente de la elaboración de todos sus platos, su amabilidad por haber compartido tertulia con nosotros y habernos mostrado su cocina al completo, que dicho de paso se podría tomar sopas en la misma por lo organizada y limpieza de la misma. Tiene muy claro el tipo de cocina que desea ofrecer en su restaurante a sus comensales, basandose en la calidad de su materia prima, profesionalidad, buen trato y presentación de las mismas, y por supuesto honestidad a la hora de la minuta final. Por favor Isabel no cambies y sigue en tu línea.
Nos comento que recientemente habia visitado el local PacodeMadrid y habia salido satisfecho, habiendolo podido constatar en su valoración.
Igualmente agradecer a Juan (responsable de sala) su amabilidad, profesionalidad y buen hacer, cuidando hasta el último detalle y pendiente en todo momento de las necesidades de los clientes, con muy buenos conocimientos en caldos.
Realmente nos hacen sentir como en nuestra propia casa.
Gracias por todo y repetiremos a la mínima oportunidad que tengamos.

El local es muy acogedor, con una decoración muy novedosa y unos detalles, como las bandejas de fabricación propia, muy originales y bonitas.
Para abrir boca nos trajeron un aperitivo que era una crema tibia de calabacines muy rica. Optamos por pedir platos al centro: Pulpo con una crema de verduras y chantilly de patatas de quitarse el sombrero; plato muy original y realmente exquisito. Vino después una pasta rellena de gambas y espárragos también estupenda; caballas cocinadas a baja temperatura con crema de escabeche y pastelito de pisto; bacalao con aceite de flores de lavanda acompañado de puerros y zanahorias con una crema, todo excelente. Como era el cumpleaños de mi pareja tuvieron el detalle, ya en los postres, de presentarle el suyo (un pastel de chocolate) en una gran bandeja "especial", con ramillete de flores incluido: mi chica se quedó con la boca abierta.
En cuanto al vino, tomamos un Riesling francés, muy bueno. Y como hacía buena noche pudimos salir al jardín a tomar un coctel.
El servicio muy profesional y agradable, y la cena nos pareció excelente.
Al venir el fin de semana a Murcia queríamos probar algo nuevo, y mirando en Verema lo encontramos; la verdad es que no os habéis equivocado con vuestros comentarios, realmente una buena mesa en Murcia y muy muy recomendable. Volveremos

Comida a mediodía en este restaurante un poco apartado de la ciudad (aunque vale la pena el viaje). Tomamos el menú degustación y nos dejamos aconsejar por la sumiller (que ha participado recientemente en la elección de los mejores caldos de la región). Tomamos "Los Cucos de la Alberquilla 2006". Comenzamos con un apertivo de crema de verduras y una ensalada con vinagreta de fresas. Luego vino el foie micuit con crujiente de pistachos. Todo rico, pero lo mejor estaba por venir. Atendiendo a la afición por el pulpo en Murcia en Vademecum preparan uno al horno, con crema y base de puré caldoso de verduras que está de "rechupete"...sin duda lo mejor de la casa. La vieira tambien estaba buena, con una crema que parecían natillas y sal de azafrán. Tal vez el único "pero" se le podría poner al magret de pato con pasta, que estaba un pelín reseco. De postre un nougat con cama de kiwi y después unos cafelitos asiáticos muy ricos. La comida fué buena y el local nos gustó, aunque todavía no estaba en marcha la terraza de verano y no la pudimos disfrutar...que al parecer ponen unos cócteles que no hay que perderse. Así que ya tenemos por lo menos dos motivos para volver...repetir con el pulpo y tomar una copita al relente ¡¡¡¡. PD: El servicio muy bien. Atentos y simpáticos.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar