Excelente servicio

Local comedido en un sitio magnífico de Madrid. habíamos reservado con anterioridad y el lugar en que nos sentamos, al fondo de la sala fue magnífico, alejado de un cierto ruido de fondo por la elevada ocupación.

Empezamos con unas cervezas, y yo con una manzanilla, una sencilla La Gitana servida en un muy buen catavinos. Pedimos como entrantes para compartir los huevos del padre (con perdón), hojaldre de puerros y gambas, berejenas rellenas de setas y merluza y croquetas de gallina. Todo con una muy buena presentación, elaboración y sabor.
Como platos principales tomamos lomo de vaca poco hecho (excelente punto), lomos de rodaballo con salsa de cava y espárragos, solomillo de ternera relleno de foie y lomo de bacalao. Todo ello acompañado de una botella de Gislaine Barthod Bourgogne 08 y otra de Bruno Clair Marsannay "Les Longeroies", servidas en Riedel Vinum XL Borgoña. Personalmente me gustó más el Barthod, aunque estaba algo joven todavía, acompañó al lomo de vaca a la perfección. El único "pero", las patatas fritas que acompañaban a la carne y que desmerecían completamente el resto de la cena.
Tomamos un surtido de postres francamente buenos, y para finalizar unos Gin Tonics de nº3 con Fever Tree preparados francamente bien, recomendación del excelente barman.
Una velada muy disfrutada.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar