Sensaciones encontradas

Animado por las criticas positivas de la mayoria de usuarios de Verema, decidimos ir a El Padre con unos amigos de Madrid que, a pesar de ser unos grandes aficionados a la hosteleria y de conocer su ciudad al dedillo, no habían oido hablar de este restaurante. Recorrer más de 400 km. para comer con unos amigos en la capital hace que seleccionar un restaurante sea una tarea muy delicada, pues hay miles.
Adelanto que la impresión global es positiva, pero el restaurante tiene un problema de infraestructura muy importante que se resume en el entorno y en la capacidad de almacenar toda la carta de vinos. Me explico siendo lo más objetivo y constructivo para que quien se acerque de fuera de Madrid tenga otra visión.
4 adultos y tres niños. Nos colocaron en un habitáculo que llaman "terraza" con las cristaleras abiertas y con vistas a un semisótano y a un garaje. El calor era duro y estábamos incómodos allí. El detonante para pedir que nos pasaran al salón interior fue que unos clientes de la mesa de al lado empezaron a fumar. El maitre (uno de los dos hermanos)nos trasladó sin problemas. Se excusó diciendo que cuando reservan por teléfono y dicen que vienen con carricoches los ubican en la "terraza" por defecto.
El salón interior era más cómodo y bonito, pero no estaba puesto el aire acondicionado a pesar de ser las 14'15 h. y de hacer unos 37 grados en la calle. Lo pusieron en seguida.
Vimos en la carta un menú de 15 euros que tenia muy buena pinta. De hecho el local empezó a llenarse en seguida de hombres, sobre todo, pidiendo el menú del día, pero nosotros fuimos a por la carta.
Me levanté para ir al aseo y observé una cava bonita que tendría unas 50 referencias, quizá alguna más, pero en la carta de vinos habría unas 300 referencias. De hecho pedimos un vino y nos aconsejó otro diciendo que era una añada que no estaba en las condiciones optimas ya (un borgoña blanco del 2009). El sumiller/maitre es un chico de buena retórica, de amplios conocimientos sobre el mundo del vino y muy amable. Nos reconoció que no podía tener listos para tomar todos los vinos de la carta. Mi compañero se sorprendió muchísimo de la afirmación. Creo que El Padre puede jugar con 40/50 referencias seleccionadas por ellos que gusten a un público aficionado al vino sin tener que presumir de una carta que en apariencia puede estar a la altura del Santceloni, pero que solo puede ofrecer realmente una pequeña parte de la misma. Quedan en un dudoso lugar. De hecho, en la carta no tenían ningún tinto alemán, pero al ser preguntado el sumiller, nos sacó una estupenda botella de Pinot Noir de Baden (Duijn 2008).
En cuanto a la comida, empezamos por unos huevos del padre (normalitos, la patata no parecía recién hecha) y por unos chipirones del Estrecho con toque de jengibre (correctos, curioso el toque del jengibre). Todo esto para compartir.
Los platos individuales fueron unos salmonetes a la plancha con una salsita (demasiado hechos), un entrecotte de vaca vieja (muy bueno), una presa ibérica al estilo wok con lima (muy buena), y una paletilla de cordero zamorano (excelente). Postres: 1 sorbete de limón al cava (bueno) y 2 de lima, apio y tequila (bueno), también tarta de queso zamorano con membrillo (excelente). 1 café solo (normalito). Niños: 1 agua y un par de secretos con patatas fritas para los 3.
Resumen en comida: pescados muy mejorables y carnes muy bien, buena materia prima y tratamiento. Postres bien
El Padre es un local en transición: debe apostar por seguir siendo el menú del dia más completo y competitivo de la zona o por optar a una cocina de carta de más calidad y poder volcar todo lo que saben de vino y cokteles en un local mejor. Son gente joven e inteligente y ellos sabrán qué camino seguir.
Si estoy por la zona cuando vuelva a Madrid, el Padre es una opción recomendable en su salón interior, pero compite con cientos de locales iguales o mejores con instalaciones adecuadas.
Volveré.

P.D: los 3 niños los cuento como 1 adulto al dividir la cuenta final (5 adultos): 200 euros

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar