Restaurante Tintofino ultramarino en Valencia

Restaurante Tintofino ultramarino

Datos de Tintofino ultramarino
Precio Medio:
16 €
Valoración Media:
5.3 10
Servicio del vino:
5.3 10
Comida:
5.2 10
Entorno:
5.9 10
Calidad-precio:
5.2 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: Ciutat Vella
Dirección: Calle Corregería, 38
Código postal: 46001
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 8,50 €

Teléfono


9 Opiniones de Tintofino ultramarino

Cena rapida un los taburates de la entrada con un frio de pasmarse , sitio incomodo no lo siguiente , mesa que cabe un plato y poco mas , en el interior un cocina por llamarle de alguna manera que dudo pase cualquier inspeccion de sanidad , servicios que si te confundes te metes en un cuartucho , decoracion de rastro con mal gusto , de la cocina que voy ha decir lo que puede salir de hay , un tostas comestibles , y poco mas , todo ello pagado a precio de restaurante , en definitiva no volvere ni aconsejo que vayan. No pongo el precio por que lo que pages en este sitio es excesivo.

Me sorprende la rápida decadencia de este restaurante.

Desde hace unos meses, en los que he visitado en varias ocasiones, han quitado el menú, dejando como opción solo la carta, y ha descendido la calidad.

Lo unico reseñable es una lasaña de boletus, pero las albóndigas, sartén, etc. etc. no tienen nada especial.

Por no alargarlo mucho, restaurante enclavado en el casco antiguo que tiene su gracia por la distribución de las mesas y la decoración del mismo. La mayoría de los comensales turistas.

Especialidades italianas en fiambres y embutidos principalmente. Vinos procedentes en su mayoría de Italia, con algunos españoles. Precios completamente desorbitados (x3).

Servicio muy agradable, pero lo de siempre, una de las camareras con bañador (de verdad, era un bañador) y pantalón vaquero.

Cena para dos personas compuesta por:

Tabla mixta de fiambres.- Mortadela, chorizo, salchichón y tres tipos de queso diferentes, bastante floja (13,50 €).

Fagottino speck.- Saquito de panceta con queso en el interior, resultón (6,90 €)

Hojaldre de morcilla.- Especie de bocadillo donde el pan es el hojaldre, y el interior es la morcilla desmenuzada con pasas. Adornado con un chorrito de reducción de Px (5,50 €)

De beber tomamos tres copas de vino blanco, un Orvieto a 2,50 (malo de morirse) y dos de Chardonay a 3,00 (regular). El vino no lo sirven en la mesa, lo traen de cocina en la copa.

Junto con la tabla de fiambres pedimos pan, lo mejor con diferencia. Pan congelado del que se mete en el horno y sale calentito y crujiente (0,80 €).

Mi pareja tomó un café descafeinado. Nos obsequiaron con dos chupitos.

Cena regalo cumpleaños que debía desde hace tiempo y aprovechando la visita que tenía pendiente a Tintofino decidí aprovechar.

El local es acogedor, diferente y curioso, y en una zona de Valencia que me encanta. Las dos chicas que estaban atendiéndonos estuvieron super atentas en todo momento.

Fue una cena cortita y a base de picar. Señalar que los platos son abundantes. La chica que nos tomó nota ya nos advirtió que si pedíamos otro plato más nos iba a sobrar. Cenamos una tabla mixta de fiambres italianos y unas patatas al horno con distintos quesos gratinados.

En las mesas de alrededor, tenían más hambre que en la nuestra, estaban sacando cada plato que tenía una pinta espectacular. Creo que comíamos más por los ojos de los platos que veíamos pasar que lo que realmente cenamos.

No pedimos postre pero me quedé con las ganas (a la siguiente lo pido) del postre láminas de chocolate con almendras.

Sobre el vino no comentaré nada porque tomamos agua. Pero si que existe la posibilidad de tomar vino por copas.

Este local ha sufrido diversos vaivenes pasados, y deseo sinceramente que los actuales regentes perduren algo más que los anteriores.

Me gusta la decoración, heterogénea, mezcla ecléctica de estilos, de resultado acogedor e íntimo.

El servicio si bien no es profesional, es simpático, dispuesto y voluntarioso.

El resultado en la mesa me gusta. Como he ido en varias ocasiones, voy descubriendo algunos platos por lo que demuestro más predilección, como puede ser su lasagña de boletus.

Sin grandes pretensiones, yo lo recomiendo como una smpática opción.

A mitad camino entre restaurante y ultramarino. Muy acogedor, buen servicio, una carta variada para cenar bien de tapeo a precio rezonable.

Pedimos tabla de ibéricos,tartar de carne, un par de tapas y "tintopanes" (tostadas elaboradas de buen tamaño) nos gustó mucho una con queso, calabacín y gambas, toda ella con sabor a curry...

Única cosa que defraudó fue el steak tartar de carne, no tenía nada especial... el pobre parecía una hamburguesa de mercadona.

Todo lo demás genial.

Para beber solo un par de cervezas porque tocaba conducir.

Curioso ultramarino con comedor (por definirlo de algún modo) en el que cenamos anoche varios amigos. Como ya han comentado, es tanto una tienda dónde comprar vino, productos de charcutería y seguro que mucho mas; tomar copas en una barra o comer en mesa.

El comedor es una amalgama de mesas y sillas recicladas, con mas historia que la que pudieramos atesorar la gente que lo llenabamos... un sitio con su encanto. El servicio atento y rápido teniendo en cuenta que solo una persona atendía mesas, parece que también la barra... y otra estaba al cargo del mostrador tipo charcutería y de la cocina.

Pedimos un par de tablas de ibéricos, varias tapas y "tintopanes" (tipo de tostas elaboradas de buen tamaño) entre los que destacó uno de queso, calabacín y gambas, con gran sabor a curry... bebimos un par de botellas de Dehesa Gago y los cafés.

En la zona del Barrio del Carmen enontramos esta curiosa taberna, ultramarino donde puedes comprar una selección de productos para llevar a casa o tomar in situ. Además disponen de una serie de platos calientes correctos para acabar de disfrutar de una sencilla cena.
Hay una escueta pero bien seleccionada carta de vinos por copa, con referencias italianas curiosas que permite probar dos o tres vinos a buen precio. Copas correctas que podrían mejorar.

Sin aportar nada nuevo, es un sitio ideal para tomar una copita y picar antes de cenar o decidirse por una cena sencilla a buen precio.

Después de intentar en 3 locales por el barrio del carmen, un martes, tomar una copa de vino y poco más sin éxito (decepcionante), entramos en este sitio del que ya me habían hablado. Un local acogedor, con cierto aire italiano y guiños al vino por doquier. Copas decentes. Tienen en barra 5 vinos tintos y 5 blancos por copas (perefecto, para qué más) y 6-7 tapas. Precios razonables: dos copas de vino Coto de Arcís Bobal + huevo revuelto con chistorra= 10,30 euros. Tienen mesas también para cenar.

Volveré a ver qué tal la cocina.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar