Restaurante Saburil

Datos de Saburil
Precio Medio:
50 €
Valoración Media:
5.3 10
Servicio del vino:
4.3 10
Comida:
5.5 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
3.7 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: A Coruña
Localidad: Muxia
Dirección: Lugar de Nemiña, 20
Código postal: 15124
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 50,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


4 Opiniones de Saburil

hola, estuvimos hace unas semanas comiendo en este local.Comimos de primero unas esquisitas almejas y como no la especialidad de la casa, arroz con bogabante estaba todo muy rico y sobre todo mucha cantidad.
La atención por el personal que tienen excelente son amables y muy atentos.
Lo malo fue el tiempo que no nos acompañó mucho para poder pasear mas por esa linda playa pero de todos modos repetiremos.Mi60 nota para el restaurante en general es un: 9,5

Entramos y preguntamos si se podía comer allí, nos mandaron pasar al comedor y allí una señora, nos dijo (más bien, nos ordenó), sentarse en una mesa que no tenga platos.
Después de un buen rato nos pusieron platos, tenedores y cuchillos, nos trajeron la carta, nos trajeron la bebida.
Luego volvieron a tomar nota del pedido y cuando ya estabamos cansados y hambrientos les pedimos que nos trajeran pan, (la niña de tres años, ya tenía hambre).
A todo esto era la una y media (un poco pronto para comer), pero dijimos, como es pronto, no habrá mucha gente.
Gente no había mucha, pero parece que nosotros tampoco no estábamos allí, porque nadie nos hacía caso.
Sobre las dos preguntamos si la comida estaba preparada y el camarero nos respondió que no sabía nada.
Entraron un grupo de chicos que tenían mesa reservada, se sentaron, les sirvieron la comida, y ya cuando terminaron, por fin nos sirvieron a nosotros.
Por fin las 2 y media y ya nos trajeron un plato en un escalope y patatas, otro plato con dos lonchas de lomo y patatas y después de un cuarto de hora más nos trajeron la caldeirada de pescado.
Muy mal, mucho tiempo de espera, para unos platos muy sencillos y rápidos.
La comida mala no era, pero el lomo un poquitín escaso, dos lonchas finitas, para una persona que come poco no hay problema, pero es un poco escaso.

El entorno es envidiable y muy agadable, lleno de chicas morenitas tomando el sol y algún que otro surfero. En cuanto la comida no es nada del otro mundo. Si piedes carldeirada de pescado te ponen 3 trozos de la parte central (si eres cliente abitual) y 3 trozos pequeños de la parte de la cola (si te ven que no eres gallego). En cuanto al servicio es muy decepcionante. Me explico: la camarera si trabaja bien y es amable. En cuanto a los 2 chavales (sobre todo el que tiene aparatos en los dientes) van arrastrando los pies al andar (parece ser que salieron de fiesta la noche anterior, que era viernes). Si les pides algo son vagos y perezosos. A los buenos clientes los tratan muy bien, incluso les ponen 2 sombrillas para el sol, mientras que a nosotros nos pusieron 1 solo y con un pié de poco peso, que se lo llevaba el viento (el camarero se reía de nosotros vengativamente). Al final la tube que quitar yo mismo. Nos fuimos sin tomar postres ni cafés (éramos 4). Lo peor de todo fué la factura, ya que nos cobraron de más, posiblemente por no haber pedido postres ni cafés (una ensalada 6,90€) mientras que los precios que figuraban en la carta eran mucho menores. Le pedimos explicaciones al camarero, que fué a consultar con su madre y al volver nos dijo (según le había dicho su madre) que la ensalada que nos había servido no estaba en la carta.....
PERO NOSOTROS PEDIMOS LA DE LA CARTA.... NO ALGO QUE NO EXISTE!!!

En fin, toda la velada fué similar y decepcionante. No pienso volver.
[email protected]

Situado en la playa de Nemiña, a escasos 100 metros del mar, es uno de esos sitios donde encuentras la mejor materia prima y un precio razonable. El local, el servicio (familiar y amable), la vajilla, todo es discreto pero aquí eso carece de importancia. Ocho personas: 36 navajas (gordas, carnosas, perfectas), dos kilos de percebes (de tamaño medio, pero plenos de sabor) y arroz con lubrigante (de los mejores que he probado), donde el lubrigante no es el oasis en un desierto de arroz. Postres caseros, seis botellas de albariño de la casa, un roncito por cabeza y la mejor compañía, el mar.

Precio: 40 euros/persona. Recomiendo visitarlo a mediodía y, a ser posible, en temporada baja.

Como nota media le pondría un 4, siempre teniendo en cuenta las incomodidades propias de un sitio tan gallego como este. Tan gallego como yo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar