Una experiencia decepcionante

Buscando probar algo nuevo y teniéndonos que adaptar al tema de las vacaciones, este sábado (20-08-2011) decidimos arriesgarnos con Osmosis, y la verdad es que nos lo podríamos haber ahorrado.
Fuimos mi novia y yo y esta fue nuestra experiencia:
Acogida demasiado familiar-informal para mi gusto.
Ambiente: se les veía desbordados y creo que el número de comensales tampoco lo justificaba.
Un consejo para el equipo de Osmosis, mejoren su inglés. Teníamos al lado una mesa con dos parejas de ingleses y se les presentaron todos los platos en español. Creo que al menos aprenderse de memoria la descripción indicaría cierta consideración con estos clientes.
El menú:
Chips y olivas: aperitivo que nos pareció pobre en relación con el precio.
Foie micuit con manzana a la vainilla: correcto, aunque la coca sobre la que se presenta demasiado dura.
Vichyssoise de coco con navajas y ciboulette: el plato que más nos gustó.
Rissotto verde con bogavante: de sabor excelente, el arroz pasadísimo, el bogavante muy cocido y seco.
Rape relleno de butifarra con salsa de cebolla morada; me pareció una elaboración muy interesante, pero el resultado me decepcionó. El rape muy cocido (avisar que soy un poco obsesivo con el tema de las cocciones, tiempos y temperaturas, pero de estas depende en muchas ocasiones el éxito del plato), algo soso y se perdía totalmente entre el sabor de la butifarra. La salsa excelente.
Burger de magret con pera confitada y toffe: a pesar del nombre el magret no estaba picado si no lamiado y enrollado en espiral simulando una hamburguesa. De nuevo una cocción excesiva y como resultado un magret sequísimo, en el caso de mi novia mucho más que en el mío, incluso costaba cortarlo con cuchillos apropiados. La crema de toffe bastante buena.
Sorbete de mandarina, zanahoria (espuma) y muesli: Aceptable.
Tres chocolates: bastante bueno, la bola “explosión”, rellena de infusión de jengibre me pareció un gran acierto. Y los pobres ingleses que estuvieron a punto de romperla en el plato por no ser avisados como nosotros.
A destacar la escasez de las raciones a pesar de ser un menú degustación (además no son tantos platos en comparación con otros menús como por ejemplo el del Gresca).
Regué la cena (mi chica no bebe)con un enate 2-3-4, precio x 2'5, pero me apetecía y lo pedí. En general encontré los vinos demasiado caros. Abrieron la biotella y sirvieron a los dos sin dar opción a probarlo, al beber solo siempre me sobra media botella que sin miramnientos me llevo a casa, en esta ocasión fue tapada con un corcho de rioja tinto y metida en una bolsa de basura. Aconsejaría que se informaran de como tratan este tema en Lluçanes o Hisop.
Al final de la cena comenté mis impresiones al chef y se disculpó por el tema del arroz por estar desbordados de trabajo. En fin……………….

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar