Especialidad en arroces....

En cada visita a esta ciudad, comemos en este restaurante, con un enclave magnífico. En el puerto deportivo, dispone de varios salones. Tiene especialidad en arroces y una carta específica para los mismos, que recomiendo que solicitéis ya que es digna de ver.

En esta ocasión, nos decantamos por un menú degustación que constaba de, crema de calabacín con cebolla, navaja con ensalada de pulpo, arroz meloso del senyoret, lomo de atún rojo (quizás demasiado hecho) con verduras en tempura y táperas, carrillera con crujiente de cebolla, todo ello maridado con un Agustí Torelló brut nature (26€+iva) y como postre tocino de cielo con frutos rojos maridado con fondillón de Salvador Poveda. Acompañando a los cafés sirven unos petit-fours deliciosos.

A pesar de que nos encanta comer allí, el espacio entre las mesas es bastante ajustado, lo que no lo hace excepcional. El servicio de mesa es profesional y atento, la cristalería correcta. Aunque los productos son de primera calidad, la ejecución de los platos debería mejorar para el nivel de precios que presentan. La carta de vinos tiene muchas referencias, sobre todo blancos pero con los precios algo subidos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar