Restaurante Chiringuito Los Gutierrez

5
Datos de Chiringuito Los Gutierrez
Precio Medio:
37 €
Valoración Media:
5.0 10
Servicio del vino:
4.0 10
Comida:
5.4 10
Entorno:
7.3 10
Calidad-precio:
4.2 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Mediterránea
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


5 Opiniones de Chiringuito Los Gutierrez

Hoy, 30/8/18 Hemos estado mi familia y yo almorzando en este chiringuito, todo iba bien hasta que hemos llegado a la hora del postre cuando mi madre ha pedido un postre de helado con frutas naturales diciendo le a los camareros que por favor no llevase nada nada de frutos secos ya que es alérgica a ellos, nos dicen que no nos preocupemos que no lleva nada de frutos secos y cuál es nuestra sorpresa que además de encontrarse un trocito de plástico en el helado, a mi madre se le empieza a inchar la lengua y a picar toda la boda debido a una reacción alérgica a "algo relacionado con los frutos secos"
Informamos a los camareros y nos porfian de que no tiene nada de frutos secos, por lo que no es posible la reacción alérgica...
Y allí nos encontramos, con mi madre con los efectos de la reacción alérgica en la.boca, faringe y lengua, y los camareros que sigue diciendo que no...
Pedimos agua y un vaso de leche para Liviar los sintomas, "muy generosos por no cobran ni ese agua ni la.leche" pero en el momento de.pedir la cuenta, nuestra sorpresa es, que nos cobran la Copa de helado en cuestión...
Todo cambia en el momento en que se lo decimos y pedimos el.libro de reclamaciones, A lo que nos contestan, que podemos llegar a un acuerdo, que nos invitan a la Copa y a los cafés y asunto arreglado....
La cosa no es así, no nos movemos por un tema económico, no queremos que nos invitan a comer, pero por lo menos un poco de decoro y educación, ya que en el momento que hemos escrito la hoja de reclamaciones, ya la "amabilidad" se acaba y volvemos a pedir agua y ya en vez de traernos una botellita, nos traen un vaso del grifo...
Entre otras cosas, ni nos querían dar copia del ticket de la cuenta, ni nos han dejado ver los componentes de helado....
Ya no es que sea alomejor por los componentes del postre pero si ha podido ser por una mala manipulacion de los ingredientes, ya que se ha podido producir una contaminación cruzada, Al usar algún cubierto manchado con algo de frutos secos o en el sitio de la manipulación o lo que sea....
Lo que esta claro es que no volveremos,porque se ha quedado en un susto, pero podría haber costado una vida!!!

Acudimos a este restaurante-chiringuito a pie de playa por cena de trabajo .
Mesa para 13 , pide nuestro compañero de la zona . Todo para compartir : quisquilla hervida de Motril , espetos de sardina a la brasa , conchas finas al natural ( almeja de gran tamaño , vivas , muy buenas con limon ) , puntillas , boquerón frito exquisito , gamba plancha , y un gran pargo a la brasa .
Por lo general , muy buena calidad de materia prima y raciones abundantes . Destacar la zona exterior de paellero con brasas . Las instalaciones como restaurante , flojas , cocina muy pegada a las mesas , sonoridad alta . Servicio muy estresado . De beber , cerveza unos y otros un Rueda Verdejo ( Palacio Menade ) . No veo la carta de vinos , coperio bastante mejorable así como el servicio .
Precio pax , en torno a 50 euros .

Cuando abrieron era un chiringuito de visita obligada cuando venía la familia a Málaga. Se comía "pescaíto" cerca del mar como espera el más exigente de sus visitantes de esta ciudad; pero todo cambió...

Quisieron desterrar el chiringuito, aquél donde se podía uno pegar un baño y después comer sin problemas, y "elevar" su local a restaurante de postín. Al principio los fines de semana hacían guisos exquisitos con muy buena relación calidad precio, ahora quieren clavar a los clientes con mariscos y peces al horno a toda costa. Resultado: Fracaso total, mal servicio y precios abusivos.

Siguen trabajando con muy buen material (de hecho son dueños de varias pescaderías en el mercado de Huelin); pero hay limitaciones que no han sabido tratar, por ejemplo, una pequeña cocina no puede tener tantos comensales sin esperas angustiosas (mi última rosada a la plancha tardó casi una hora desde que se pidió).

Fuí con mi esposo por primera vez hace dos años, y desde entonces mínimo una vez a la semana, compartíamos mesa con amigos. De un tiempo a esta parte, han cambiado precios, servicio y calidad. Pedimos Voraz a la sal y cuando llegó a nuestra mesa después de casi 70 minutos, lo dejaron en una mesita al lado nuestro. Pasados unos minutos un camarero le intentó quitar la piel, pero como estaba frío y le faltaba cocción, el resultado fué que comimos mal, caro y para colmo, después de comer y pedir unas copas, desde la barra nos llamaron la atención porque eran las 5 de la tarde, y tenían que irse!! Luego los camareros son poco amigables, ni punto de comparación con la atención de hace unos meses atrás. Evidentemente han realizado cambios, para peor. Una pena ya que este rincón de Málaga era una cita obligada. Nuestra decisión es no volver.

Chiringuito a pie de playa. Entrada poco convencional para ser chiringuito de playa, bastante cuidada. Los camareros atentos pero distantes y alguno trabajando de mala gana, supongo que las alturas de agosto a las que nos encontramos hacen mella en algunos.
La comida bastante bien, raciones normales y bastante freacas. Buenas las almejas, y muy fritos las frituras, pero con muy buena materia prima.
Las referencias de vino escasas, bebimos un verdejo bastante rico y fresco aunque en copas de agua. 4 pax/65 euros.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar