Restaurante Casa Paca

10
Datos de Casa Paca
Precio Medio:
36 €
Valoración Media:
5.6 10
Servicio del vino:
5.2 10
Comida:
5.7 10
Entorno:
7.3 10
Calidad-precio:
3.8 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 20,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


10 Opiniones de Casa Paca

Está pegadito a la Plaza Mayor .

Fuimos a la barra a tomar un vinillo nada más, y nos gustó tanto que al rato regresamos para cenar sentados. Bueno, cenar… Acabar de cenar más bien.

La barra es muy atractiva: elementos nobles, elegante casticismo, amplia, techos altos, nutrida de todo tipo de viandas. La zona de restaurante es diversa, como en tres ambientes y alturas. Nosotros fuimos a la parte alta, como un anexo al fondo, tubular, desde el que divisas la barra, y más desde la nuestra, la más próxima a ella. Estábamos fenomenal.

Cocina charra, con toques de actualidad.

En el primer tiempo tomamos los tres aperitivos que voy a relacionar, en el segundo el resto, todo al centro:

Hornazo, Patatas revolconas y Farinato

Mollejas de ternera con piquillos y cebolla

Boletus confitados con crujiente de jamón y queso de Las Arribes

Hot dog de Patxi Larrañaga

Pimientos rellenos de rabo de toro

Lomo ibérico de bellota con pan cristal

Después de estar una semana en el Algarve a base de pescados y algo de pollo, pillamos el cerdo y el vacuno con ganas, entusiasmo y singular alegría.

Mucha comida, acabamos ahítos. Y todo estaba francamente bueno. Destaco… ¿Qué destaco? Ufff: el hornazo, el farinato, las mollejas, los pimientos, el lomo…. ¡pero si lo he dicho casi todo!

Para beber, por copas, una par de Románico y un par de Liberalia 4. ¿Quién dijo miedo? ¡Otro toro, otro toro!

El servicio, fabuloso, gente realmente profesional.

Cuando pedimos la cuenta, observé un error, nos había cobrado algo de más. Se lo hice saber al camarero que nos había atendido a las mil maravillas, y el encargado (que creo que era el dueño) se percató y le echó una bronca en un aparte, que no se oyó, pero se vio.

A la salida busqué al citado encargado y le comenté que disculpábamos totalmente el error de su empleado, que era humano, y que no se enfadara con él, que era un crack y que, si no hubiera sido por él, hubiéramos cenado en otro lado, pero que nos atendió tan bien cuando fuimos a tomar un aperitivillo a la barra, que decidimos regresar, por lo bueno que estaba todo y por el excelente servicio que nos brindó nuestro apreciado abroncado.

Un lugar recomendable, tanto la barra como el restaurante. La barra, ineludible si estás por Salamanca, además tienes al lado Casa Vallejo y puedes hacerte un vinillo y tapa en cada lado, y tan ricamente oye.

P.D.: No conservo el ticket por lo que no puedo poner precio, pero sí recuerdo que no me pareció nada caro.

Tras deambular por la Plaza Mayor de Salamanca y sus calles laterales con la idea de cenar en plan picoteo algo informal, dado que habíamos disfrutado de una comida larga a mesa y mantel, y encontramos una mesa en la zona exterior de este local.

Por lo que pude observar dispone aparte de la zona exterior para raciones y preparaciones al momento, una zona central para tapas y su comedor de tipo clásico.

Acomodados en una mesa amplia junto a la entrada, con buena temperatura pues se unía a la ausencia de frío en el ambiente y unos calefactores adosados a la pared, compartimos:

Croquetas de boletus, una ración de salchichón, otra de chorizo ibérico, un rabo desmigado una base de patatas y pan de cristal para acompañar al embutido.

Muy buen nivel el embutido y el pan y aceptable las croquetas y el rabo.

Leímos su carta de vinos, disponiendo la misma de numerosas posibilidades de la geografía española, en conjunto con los precios altos, unas veces multiplicados por dos y en numerosas ocasiones, sobre todo los vinos de bajo precio, multiplicado por tres más el IVA.

Tomamos Abadengo, una botella del año 2008 y otra botella del año 2010, que se presentaron sin diferenciar las cañadas. Buenas copas.
El precio por persona ascendió a 20 € por comensal, considerando el precio como muy razonable.Para la segunda botella nueva copa para catar.

El servicio con una camarera, amable, atenta y voluntariosa.

Comentario:

No había leído ninguna referencia en Verema de este local, y por lo que observo el descontento en general impera. Pero nosotros hemos salido relativamente contentos, teniendo en cuenta que nos limitamos a compartir unas raciones.

Por segunda vez en dos años me ha ocurrido en Salamanca, que en la zona de la Plaza Mayor y sus alrededores, resulta imposible acceder a los locales ante la cantidad de gente que se agolpa en los mismos.

Fuimos una noche de Viernes mi mujer y yo en un fin de semana en Salamanca y basandonos en recomendaciones de nuestros amigos de aqui de Madrid, la decepción no pudo ser mayor, platos poco imaginativos y con ingredientes de peor calidad si se puede, personal poco agradable (es verdad que un mal dia lo puede tener cualquiera), pero en general calidad precio malisimo.

He estado en este Restaurante durante el puente del 15 de Agosto y desde luego es uno de los que no volvere jamas. Pese a todo lo famoso que es en Salamanca es solo eso...famoso.
Primero. No viene a cuento cobrar tan caro los diversos platos que teneis en el menu porque a la vista esta que no tienen la suficiente calidad. Alrededor de 20 euros por unas alcachofas pequeñas de bote???? pero esto que es!!!!! y sino es temporada de alcachofas las quitais del menu y no las metais de bote que para eso teneis EN TEORIA tres tenedores. Aqui he probado el foie caliente mas insipido que he comido en mi vida y menos mal que venia conmigo una persona que entiende bastante porque es una forofa de Paris y hemos probado foie de todos los colores. Vosotros creeis que podeis cobrar mas de 20 euros por ese foie???? ahhh perdon es que sois de tres tenedores???'!!!!! Ya me dijeron los lugareños de lugar que habia bajado mucho la calidad en ese restaurante, jeje, solo la calidad???? pero vosotros sabeis los precios que poneis en la carta sin venir a cuento!!!yo os dejaba en un restaurante basico de provincias, Resulta que quereis estar a la altura de los mejores restaurantes de España ( txistu en madrid, bulli de Ferran Adria, arguiñano en zarauz, zacarias de santander etc etc) y solo vale la pena tomarse una caña en en bar del restaurante por que te ponen una buena tapa, solo eso, pero ni se te ocurra comer alli.

Fue tal el chasco que ni pedimos postre ni cafe. un saludo

Este restaurante es un lugar fabuloso para acercarse a la comida y vinos castellanos, está situado en la zona histórica de Salamanca. Nosotros fuimos a cenar, nos pareció un lugar muy bonito y entramos sin conocerlo. Primero he de decir, que sabes cuánto puede salir la cena, pues tienen publicada fuera la carta, por tanto no es una sorpresa el precio. No teníamos reserva, preguntamos y el camarero nos dijo que sí había una mesita en el comedor.
El ambiente es acogedor y se respira un aire antiguo, tiene una presencia a lo antiguo de la ciudad. La carta de vinos es impresionante, con una variedad y selección muy completa, de grandes y pequeñas bodegas. La comida muy generosa, sabrosa, en su punto y con gustos intensos y apetecibles. Comimos de entrante paté, de plato cochifrito y chuleta de ternera, y de postre tarta de chocolate. Los camareros son muy amables y correctos, se preocupan para saber si todo ha agradado y si está correcto. Tenemos intensión de volver, porque es un restaurante que no deja indiferente.

No es recomendable este sitio.Nos sentaron en una mesita"casi en los servicios",y eso que habiamos reservado una mesa bien, y con varias horas de antelacion. Los camareros muy soberbios, parece que te hacen un favor sirviendote.Comimos unos ibericos impecables, un micuit claramente de conserva,un rodaballo muy rico, bien en su punto, el entrecot que yo pedi poco hecho me llego pasado, estropeado, y me costo un desprecio más del camarero y del jefe de sala(que tuve que llamar)cuando pedi que me cambiaran.Ya se me quitaron las ganas de pedir postre, y cuando me llego la nota por supuesto que no dejé propina.No volveré.Ah, y los vinos bastante caros para que lluego te lo ponen en la mesa y ni te lo dan a probar y te tienes que servir tu mismo.

Lo primero que quiero decir de este lugar es que ha sido regular, el servicio de camareros ha sido muy malo, el comedor estaba lleno, pero en nuestra mesa pasaron 5 camareros distintos, no tomaron bien la nota de los comensales y tardaban en servir y reaccionar.
Cuidado con lo que ofrecen de palabra, la carta ponía el besugo a 21 más iva y se nos ofreció un besugo entero para 3, costo 80 más iva.
La calidad de la comida varió según plato, el besugo estaba excelente, los langostinos de sanlucar estaban como resecos y viejos, el rodaballo salvaje insípido y soso, el rape en salsa verde correcto. Los entrantes, jamón ibérico exquisito y las setas también. La cuenta fue de 449 € para 7 comensales, incluyo 4 entrantes, y un plato por comensal, 2 botellas de belondrade y lurton, 2 de cava juve & camps, 3 puros de alta gama, 3 copas de porto tawny, 3 postres, cafés. No volvería

www.sibaritastur.blogspot.com

Visita en Diciembre 2006 con amigos. Sencillamente........ ¡COLOSAL!. No puedo comentar el servicio de restaurante, pero en barra (donde nos hicimos fuertes) venga a pedir cervezas y vinos, acompañados de los pinchos de rigor que te apetecieran. La mejor sorpresa a la hora de pagar, 4 personas con 4 bebidas de media cada una, por 40 euros! Para no olvidar y volver cada vez que se vaya a Salamanca.

Hola. se come bien. pero no es de otro mundo.. los camareros bien y muy majos
el vino muy bien. el precio un poco caro....

Cerca de la Plaza Mayor encontramos este verdadera joya gastronómica donde el vino tiene un lugar preferente. Comedor de estilo clásico, mesas amplias, cristalería y vajilla adecuadas y cómodas sillas, en un entorno acogedor con paredes forradas de botellas de vino.
Cocina típica de la zona bien ejecutada, buenas calidades y excelente presentación. Pese a ser una zona típica de carnes, la carta de pescados es extensa y los platos exquisitos. Entrantes de buena calidad (percebes, foie a la plancha, buena selección de quesos y embutidos...) y postres caseros muy ricos.
Carta de vinos extensa, con buena representación de la zona pero sin olvidar casi ninguna otra de España. Algún tinto francés y buena representación de espumosos de éste país, así como de cavas. Tal vez el punto débil sean los blancos. El coperío a la altura de las circunstancias y el precio también correcto.
El servicio es amable y muy profesional.
Muy a tener en cuenta si se visita la ciudad.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar