Restaurante Trigo: Creativo para la zona , sin duda .


Mi primera vez desde que le dieron la estrella, ahora mismo, creo, que es la opción más gastronomica de esta ciudad, respecto a cocina de autor, pero se me puede llevar la contraría, esta también viña paramesa  , con una opción de pinchos de autor , pero no conozco mas .

 

Se nota la distinción, mas personal en sala, como comente a Víctor, cocinero y propietario, siempre tenia el recuerdo de verle por la sala haciendo de todo, en esta ocasión apareció al final, sin embargo la que no puede faltar en la sala es su pareja y también propietaria Noemí, una persona encantadora, que trasmite una paz al hablar y por supuesto muy profesional.

 

Tiene dos menús muy ajustados de precio, uno de 40€ y el mas largo de 50€, iva incluido, escogimos el “Festival” el mas largo.

 

Empezamos con un cóctel, sin alcohol, de melón, dos tipos de melón, el de piel de sapo  y el cantalupo, uno es espuma y otro en jugo, rico.

 

Seguimos con los aperitivos “cinco bocaditos” , crujiente de alga , el Nori  , presentado como un rectángulo hueco y con unas huevas de trucha encima , la verdad ,  nos dejo fríos , en el centro una falsa hoja de arroz , rellena de verduras  y una mayonesa de alioli , correcto y en este pase acabamos con un muslito de anca de rana con cebolla , correcto también , no son los aperitivos que mas nos han entusiasmado .

 

Seguimos con otro aperitivo, presentado en una pequeña vajilla con forma de hocico de cerdo, original,  rillete de pato, rebozado con pan de tinta de calamar, con la forma de croqueta, este mejor.

 

Acabamos el mundo bocadito con una interpretación del bocata de morcilla con pimientos,  con forma de dos macarrones, de los dulces, textura liofilizada y correcto sabor, original, aunque para mi, más potencia, muy suave.

 

Empezamos con los principales, y aquí ya se fue notando una mejoría, en los sabores, nada que objetar a las técnicas, hasta ahora.

 

Ensalada de verano, base de patata, sobre esta sardina marinada, pimiento rojo y amarillo, un rico sorbete de pepino y un aire de anchoa, ahora si amiguitos, a esto hemos venido.

 

Hígado de pato, frutos rojos, Romero y bayas, el siguiente pase, también dio la talla, un foie de pato, cubierto de gelatina, y de frutas rojas en distintas texturas, aquí es fácil  , cuando trabajas con un buen producto y lo combinas con algo que va bien , acierto seguro , este es el caso.

 

 Cucurbitáceas, bacalao y mollejas de lechal, la flor de calabacín rellena de brandada de bacalao, sobre una base de calabaza, mollejas de lechal, un calabacín enano y brotes, seguimos bien, gracias.

 

Apartado pescado, Vieja, de roca blanco, de las Islas canarias, marcado a plancha, acompañado del guiso del propio pescado, patata, berberecho y mejillón, muy rico.

 

Acabamos con cochinillo confitado, apio nabo, verduritas y sobrasada, buen final salado, no suele fallar en esta tierra, aunque no sea a la manera tradicional.

 

Empezamos bien los postres, una mousse de queso de oveja, muy suave, crujiente de miel, polen y crema de brandy, el toque amargo del brandy, le da otra historia, me gusto, quizás a mí mas que a mis acompañantes.

 

Si se arriesgaron con el brandy, no se quedaron cortos con el siguiente.

 Regaliz, cereza, mousse de regaliz, pero con sabor a regaliz, vamos riesgo, yogurt en distintas texturas, frutos rojos y por encima una compota de cerezas, me puse tibio, un postre, que yo preguntaría a la gente si le gusta el regaliz.

 

Unos elegantes petits para el café y el gin de millers a 6,36€+iva.

 

Para beber, tenían cositas, me tome un verdejo, de los diferentes, Parajes 2011, 18,18€+iva, dos copas de tinto Cillar de Silo, 2,27€, por copas, limitado, como casi siempre, el servicio de pan, eso si rico pan, a tres euros.

 

Como siempre una buena velada , se come rico , se bebe bien y se paga lo justo , creo que no se puede pedir mas , no suelo discrepar de los comentarios de Isaac , pero en esta tierra de asados , si que se arriesgan , no es la cocina creativa ,a la  que estamos acostumbrados los que nos movemos mucho , pero para la zona , creerme que es rompedora , cada zona tiene su aquel , y en mis muchas visitas a Valladolid , no me cabe duda de que es lo mas creativo que encontrareis , sin ser la leche , pero utilizan sus técnicas , no puntuó mas la cocina , porque sinceramente los aperitivos , no estuvieron a la altura de sabor , que espera , esto es muy subjetivo , pero es asin .

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar