Restaurante Mesón Marinero

Datos de Mesón Marinero
Precio Medio:
63 €
Valoración Media:
5.9 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
5.4 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Cantabria
Localidad: Castro Urdiales
Dirección: Correría 23
Código postal: 39700
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 20,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Desconocido

Teléfono


8 Opiniones de Mesón Marinero

De camino a nuestro destino final, huyendo de fallas, y después de haber estado de tapeo años ha....nos decidimos a probar. Visista con dos niños de corta edad.

Dos gildas, ricas, para empezar.

De principales, sopa de pescado para los infantes.Rica

Marmitako de langosta(1)-26- y cuatro pimientos de txangurro-21- . Buena calidad del producto, y bien de cantidad.

Cervezas, aguas, cafés, té....y dos raciones de mouse de chocolate.

Local cásico, de turismo, sin mas florituras.Servicio correcto; algo "seco".

No me gustó que nos sirvieran cuatro "trozos" de un buen pan , que no llegamos a probar, pero que sí cobraron; aunque pedimos que nos lo envolvieran para la cena...a 1,4 e. cada uno.(no iba a entrar en polémicas, tras muchos kilómetros recorridos, y con niños)

En definitiva...lugar turístico, con buen material, algo subido de precio...un "clásico".

Total...81 e. 

Estuvimos por Castro-Urdiales dando un paseo y decidimos entrar a un restaurante en la zona del puerto pesquero que se llama Mesón Marinero y nos encontramos una barra espectacular llena de pinchos, montaditos, frituras y raciones en salsa. La verdad es que cuando te acercas a la barra te cuesta elegir bien, al final comimos unos pinchos que no habiamos encontrado en ningún sitio de la zona, eran unos aguacates a la mitad con colas de langostinos y salsa rosa, estaban deliciosos, también pedimos una ración de caracoles pero estaban algo secos y mejillones en salsa muy ricos. Luego subimos a comer porque en la calle hacía bastante frío y después de un buen ibérico y unas rabas mediocres nos sirvieron una lubina a la espalda fresca pero con demasiada grasa, el sofrito nos lo sirven aparte en todos los sitios menos aquí, como no admitimos mucha grasa tuvimos que dejar medio pescado en el plato, mi madre pidió marmita de langosta, me dijo que la patata estaba de días y la langosta dura, no lo pudo comer. El postre era una especie de flan con bizcocho que nos gustó a todos. El vino era un ribeiro bueno. Pensamos todos que lo mejor estaba en la barra, de todas formas volveremos algún día.

Precioso edificio ubicado en un lugar privilegiado, posiblemente de los más fotografiados de la villa. No comimos en su afamado restaurante ya que prolongamos el vermú considerablemente, pero sí que probamos algunas de sus tapas: anchoas fritas (sabrosas), merluza rebozada (el pincho que más me gustó, la sirven sin espinas y en forma de torta), y ventresca de bonito que la presentan con cebolla confitada (normalito). Un clásico a visitar. El vino no es nada del otro mundo, pero supongo que en el restaurante la carta mejorará considerablemente.

Restaurante en la plaza al lado del paseo maritimo tiene un retaurante en el interior y unas cuantas mesitas fuera ,el marisco superior nos tomamos un bogavante a 55e. el kilo a la plancha que era para repetir ,un sabor exquisito ,unas anchoas de laredo-unos caracolillos (yo les llamo bigaros) en su punto,y camarones espectaculares ,un vino de la tierra que no recuerdo el nombre ,tambien decir que la barra esta llena de pinchos ,por si solo se quiere ir a tapear el sitio no es barato pero lo que comimos lo pagamos muy a gusto solo el bogabante costo 88 e.

Fuimos a este restaurante porque nos lo recomendó la jefa del hotel Uribe-Kosta, en Plentzia.
Nos hospedamos dos noches en Castro Urdiales y al llegar fuimos a El Marinero a hacer un pincho. Difícil fue decidir cuál tomábamos pues había una gran cantidad y todos realmente apetecibles.
Fuimos a cenar esa noche reservando mesa, pues aunque es muy grande el local preferimos curarnos en salud.
Tomamos de primero unas almejas a la plancha (buenísimas y de un tamaño realmente grande), navajas (excelentes) y ración de jamón ibérico (espectacular)
De segundo compartimos un bogavante asado. Al compartilo nos trajeron uno de tamaño enorme!!! Cuando lo vi, hasta me asusté.
Senzillamente exquisito, espectacular! Disfrutamos como nunca y más con el tamaño. La carne del bogavante estaba buenísima. Pocas palabras hay para describir lo mucho que disfrutamos con la cena.
Todo bañado con un Viña Esmeralda, de esencia frutal y perfecto para combinar con marisco.
Cena correctísima. Ya no pudimos con los postres. Hicimos café y un chupito de whisky, un macallan de 25 años.
Nos sorprendió el precio pues pensábamos que saldría por mucho más por la calidad del marisco y la cantidad

No hace mucho pude disfrutar del paisaje de Castro Urdiales un pueblecito marinero de Cantabria. Alli mismo decidimos ir a comer a uno de los restaurantes que se encontraban en el mismo puerto, el Meson Marinero, muy conocido y recomendado en la zona.
Nada más entrar en el bar nos encontramos con una barra de pinchos interminable (no pudimos disfrutar de todos porque ya era hora de comer y no nos lo ibamos a perder...) subimos al comedor y alli justo al lado de la ventana con vistas al puerto degustamos de una comida perfecta. Primero uno surtido de mariscos inmejorable (nos comentaron que alguno de ellos era de la bahia de alli mimso, justo lo que estabamos viendo por la ventana) luego bueno eramos ocho y claro cada uno pedimos una cosa para probar, una racion de rape, dos de nosotros probamos por recomendacion marmitako de langosta( recomendacion muy acertada, doy las gracias al camarero que nos atendio por ello, no recuerdo el nombre disculpadme)dos compañeros pidieron carne aunque como les dijimos no era lo tipico del norte (os comentaré que somos de Valladolid y alli tambien tenemos una carme excelente) en definitiva genial, un dia inolvidable para todos nosotros y como broche una comida dificil de poder olvidar.
Doy las gracias al personal que nos ayudaron a elegir entre tanta variedad y como olvidar al cocinero... muchas gracias a todos y en proximas visitas ya sabremos donde poder disfrutar de paisajes y comidas.

Lastima que con este restaurante se cumpla aquello de que “no es oro todo lo que reluce” si estuviera en alguna playa podría pasar por un chiringuito mas.
Carta de vinos extensa y con precios mas que aceptables, pero el servicio es pésimo y desilusionado, tuvimos que pedir mejores copas para un Tondonia blanco del 87 que se disponían a servir en copas con dioptrías. No tienen ni idea de lo que tienen, cuando pedí ese vino pregunte si seria del 87, no lo indicaba, y el “recogepedidos” me dijo que no, que seguramente seria del “noventa y algo” al final era un 87.
Comida sin mas, muy bonito el bodegón montado a la entrada con pescados frescos y brillantes pero lo que llega a la mesa es bien distinto.
Posiblemente el peor arroz de bogavante de todos los que he comido, soso, sin color y apelmazado, rozando lo desagradable.
Mi única sensación agradable, es que no fue mi Visa la que destrozaron.
Permiten fumar
www.mesonmarinero.com

Lugar marisquero por excelencia donde conservan los vinos en malas condiciones, descorchan el cava haciendo ruido como si fuese un grand prix, lo sirven en una cristalería floja, lo colocan en una cubitera y te lo tienes que servir tú. La carta de vinos no es corta pero en cuestión de blancos sólo había uno de 2001. Los demás eran ya de 2000.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar