Restaurante El Cierzo: Puesta al dia


Local ya descrito y sin cambios. Mantiene su carta de comidas con algún cambio actualizado. Su carta de vinos se mantiene con algunos fallos que como no podía ser de otra forma, y acertamos dos en blancos. Alguna opción de fuera de carta interesante en champagnes. Comedor a medio gas.

Los cuatro habituales del encuentro periódico, también esta vez para comer aunque declinamos la opción de arroces.
Nos sentamos con agua con gas y una cerveza más las papas caseras fritas cubiertas con algo de jamón, emblema de la casa. El pan de aceite está peligroso pues crea adicción.
Cayeron un par de Cabreiroas grandes.

Entrantes:
. croquetas de pulpo y gambas: buen tamaño, mucha materia prima y poca bechamel; muy bien de sabor y de fritura.
. cocochas de bacalao a la brasa con salsa del piquillo y pimientos de Padrón: bien de sabor, buena textura, buen punto de sal
. calamar plancha (troceado en mesa) con cebolla caramelizada y mahonesa de perejil: tierno, bien de plancha, bien condimentado.
. pimiento del piquillo con perdiz escabechada: buen contraste de sabores, muy ligero el escabeche.
Acompañamos con un blanco: Quinta Apolonia 2014, un verdejo siempre interesante, bien servido en buenas copas y bien atemperado.

Principales:
. bacalao confitado en pil pil de caviar: buen lomo de bacalao bien desalado, cocinado a baja temperatura con pil pil de aceite de arbequina, con huevas de arenque y trucha
. atún del Atlántico; tronco de atun cortado en gruesas láminas y hechas a la barbacoa lentamente para sellar los laterales, manteniendo el centro casi crudo, con reducción de naranja y piñones al ajo frito e hinojo
. merluza de pincho en costra: dos raciones de un tronco de merluza desespinada y horneada con una base de cebolla caramelizada, costra aromatizada, tomate al horno y crema de gremolata
Todos ellos en buen nivel aunque la merluza (y no el bacalao) con un punto de sal alto al que parece arrastrar las especias.
Acompañamos con un champagne fuera de carta: Perrier-Joute blason rosé muy agradable.

Postres (que acabamos compartiendo):
. dos de fruta del tiempo: mango y cerezas servidas troceadas en vaso tipo copa
. canutillo de horchata: clásico postre de la casa con un canutillo muy crujiente y un relleno del mismo de horchata granizada. Entre dulce y refrescante.

Unos cafés finales y unos chocolatitos para rematar el champagne y acabar de ponernos al dia desde el último encuentro en el mismo local y en la misma mesa, que parece que fue ayer y hace más de 4 meses.
Esta vez no tomamos el ofrecido espumante de Marina, otro emblema de la casa, por cuestiones horarias.
A la próxima.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar