Exquisito el trato proporcionado por Pilar y Daniel y excepcional la carne

Exquisito el trato proporcionado por Pilar y Daniel y excepcional la carne -con auténtico sabor a carne del que ya no se encuentra- servida en su punto justo. Buenos entrantes y excelentes postres que se pueden acompañar de una buena variedad de vinos dulces por copas. El servicio del vino, a cargo de Pilar, impecable, con una carta que si no es extensísima, está muy bien seleccionada. Lógicamente, tratándose de un restaurante en el que el plato principal son las carnes, los blancos quedan más en segundo plano. Imprescindible para carnívoros y amantes del vino.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar