Restaurante El Misteri d'Anna: “Una noche para no olvidar jamás"


Con motivo de nuestro decimo aniversario mi esposa y yo decimos visitar la ciudad de Elche. Una vez ya en el hotel nos pusimos a ojear por internet y decidir a donde ir a cenar. Vimos varios restaurantes de la zona y al final escogimos El Misteri D'anna ya que tenía muy buenas críticas en varios portales y pensemos que sería una buena opción.
Y así fue no nos defraudo para nada. Ya en la recepción del restaurante la persona encargada de recibirnos fue Ana la madre de la chef que se nos presento como tal, decir que nos pareció una señora muy amable y encantadora. Antes de pasar al salón Ana nos enseño los distintos salones de que dispone el restaurante. Uno de ellos era un reservado espectacular con una decoración de estilo francés parecía sacado de una película de ensueño, el otro de ellos era de una decoración de estilo barroco también muy bonito y el tercero de ellos fue en el que nos ubicaron un saloncito con un estilo minimalista, muy acogedor e intimo lo que la velada precisaba. Muy buena elección por parte Ana.
Una vez sentados se nos presento el Maître, nos dejo la carta y nos explico un poquito de los platos y menús que ofrecían. Al final nos dejemos aconsejar y nos degustaron con el menú L'Capriche compuesto por 8 platos. Para empezar como aperitivo nos sacaron una ollita de crema calabaza con cebolla carameliza y morcilla de burgos (riquísima). Como entrantes fueron una rebanada de pan de aceituna verde con lascas de bacalao, graten de manzana y cecina (delicado), unos huevos confitados en aceite de oliva, foie y trufa (espectacular, un plato para no perderse), y como ultimo entrante una coca de carpaccio de vieiras con salsa de ajos tiernos (buena combinación). Como platos principales empezamos con una merluza del cantábrico con salsa romesco (muy bien estructurado y con una textura magnifica), a continuación fue una presa de cerdo ibérico acompañada de salsa de trufa y pastel de patata relleno de cebolla caramelizada y pimientos del padrón (materia prima de primera). Luego seguimos con un aperitivo de postre, piña al horno con ron y helado de cardamomo (rico, rico) y para terminar una reconstrucción de brazo gitano y granizado de mandarina (realmente sorprendente).
Para acompañar el menú el Maître nos lo marido con unos excelentes caldos, para los entrantes fue un champagne "Jacqueson 1er cru La Pucelle 2004" (sutileza), para el pescado como blanco un "Naidades 2005" (un gran vino) y para la carne como tinto un vino de la zona un "Beryna Selección 2004" (potencia).
Ya terminada la cena salió la chef, también llamada Ana como su madre, estuvimos hablando con ella un rato, la verdad es que es una persona muy joven y encantadora.
En definitiva fue una noche en la que jamás nunca olvidaremos este lugar, nos llevamos un muy buen recuerdo para siempre.
Mua....

Recomendado por 1 usuario
  1. #1

    Katan

    Los comentarios a este restaurante son todo un "misteri", como su nombre indica :-)

  2. #2

    Ambonnay

    "Para los entrantes fue un champagne "Jacqueson 1er cru La Pucelle 2004"

    Por partes, no es un Champagne, es un vino de Borgoña que produce Paul Jacqueson, nada que ver con el producto de Jean-Herve y Laurent Chiquet en Dizy.

  3. #3

    in vino veritas

    Hombre con nombre de una de las mejores Pinots de Champagne y foto de unos mejores riesling del mundo mundial...a que estás aqui!!!???

    tan "mistery" como siempre. Un abrazo.

  4. #4

    pablo_jose

    No creais que es un misterio es que la chef Anna Santoyo no ceja em defender su restaurante y ademas es una curranta nata
    somos un matrimonio de cada semana desde el dia en que se abrieron sus puertas y puedo asegurar que no es un misterio es unas ganas locas de cocinar y de crear,ademas con comensales agradecidos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar